Anuncio
Share

Deja ir vivo Tri a Alemania

(Felipe Oliveira / Getty Images)

La historia indica que a Alemania hay que liquidarla, pero México no lo hizo y terminó 2-2 en su debut en los Juegos Olímpicos de Río.

El Tri inicio la defensa de su corona en el Arena Fonte Nova, en un partido en el que desaprovechó su ventaja en dos ocasiones y las oportunidades de gol que tuvo para doblegar a los teutones.

Oribe Peralta, el hombre cuya imagen quedó para la posteridad en Londres, nuevamente fue la clave. El capitán del Tricolor asumió el rol de líder. Tuvo un desgaste físico como el más joven de los participantes, pero a sus 32 años el partido le cobró factura y salió lesionado de la pierna derecha.

Antes de abandonar la cancha, el “Cepillo” le puso media anotación a Hirving Lozano, pero el “Chucky” falló en el mano a mano contra el portero porque quiso acomodarse el balón al pie derecho. Al 52', Peralta marcó un golazo, mediante un cabezazo colocó el balón en el ángulo superior izquierdo.

México incomodó a los alemanes con el pressing, pero al tener la ventaja cedió la posesión del esférico y eso permitió que Serge Gnabry diera un aviso al fallar en un mano a mano ante Alfredo Talavera. Al 58', el alemán no perdonó, luego de que ni César Montes interrumpió el trayecto del balón con una barrida ni Javier Abella llegó a la cobertura.

El Tri mostró temple para reponerse a la adversidad. Cuando Alemania más presionó, el Tri tejió el gol. Tras un remate de Marco Bueno, el balón pegó en el travesaño, pero le quedó dócil a Pizarro, quien lo empujó a las redes.

La Selección Mexicana tuvo el escenario ideal para liquidar a los europeos con el contragolpe. Peralta abandonó la cancha, pero su sustituto Érick Torres entró con fortuna y tuvo una opción clara en la que asistió al “Chucky”, quien una vez más disparó justo a la ubicación del guardameta.

Alemania, por su parte, fue peligroso por la banda derecha, en donde Gnabry hizo pedazos a Abella. Al 77', el germano se recorrió al sector izquierdo y desde ahí sembró a tres Tricolores y exigió el lance de Talavera, quien mandó el esférico a tiro de esquina. En dicha acción, el refuerzo Jorge Torres Nilo perdió la marca del zaguero Matthias Ginter, quien igualó los cartones.

Fue un partido bien jugado, pese a la intensa lluvia en Salvador de Bahía y a la intensidad con la que se disputó cada pelota. La siguiente escala de México es contra Fiyi, ante el que México no puede ser piadoso.


Anuncio