Triunfo del Tri sobre Alemania debe ser un parteaguas en la actitud y personalidad del mexicano

Muchas veces decimos que para que un equipo de futbol gane un partido hace falta mucho más que estrategia y táctica. No solo es pararse en la cancha y ser más inteligente, sino también hay que tener corazón y pasión por lo que se hace con la pelota. Para Miguel Layún, integrante de la Selección Nacional Mexicana, la victoria ante Alemania fue gracias a que ¡hoy tuvimos un par muy bien puestos!

El nativo de Veracruz fue el futbolista con las mejores declaraciones en la Zona Mixta tras la histórica victoria de México 1-0 sobre Alemania, no solo salió sonriendo y bromeando con los compañeros de los medios de comunicación, sino que también fue muy claro a la hora de hablar cuál fue la clave para que el Tricolor pudiera ganarle a la máquina aplanadora europea.

“Tenemos huevos, hoy tuvimos huevos, creo que esa es la realidad” dijo Layún advirtiendo que nuestros editores nos podrían censurar la frase, pero que es la única manera de explicar lo hecho por el Tri ante Alemania.

Y es que Miguel jugó quizás su mejor partido con la Selección Nacional, dejando el corazón y el alma en cada oportunidad que tuvo, incluyendo un par de ocasiones que hubieran aumentado el marcador. Su labor en el armado de Juan Carlos Osorio fue vital, ya que gracias a él se lograba recuperar el balón rápido atrás y armar un ataque letal en segundos para contragolpear a los alemanes que solo les veían las espaldas a los mexicanos en el Estadio Luzhniki.

El pasado domingo será recordado por todos durante mucho tiempo, en varios años la afición volverá a platicar dónde se encontraba cuando Hirving “Chuky” Lozano anotó el tanto del gane. Pero quizás lo mejor de todo, es que este día puede ser un parteaguas en la actitud y personalidad del mexicano, para que deje el pesimismo atrás, para que deje de atacar a sus connacionales y, sobre todo, para que piense que sí se puede.

¡Hoy tuvimos un par muy bien puestos! Pero yo creo que hay que vestirlos diario, hay que demostrarnos dentro y fuera de la cancha que somos capaces de pararnos frente al campeón del mundo y detenerlo, que somos capaces de ser una nación unida no solo ante los desastres sino también ante nuestras obligaciones cívicas. Somos un gran país y los tenemos bien puestos.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°