Anuncio

Lo bueno, lo malo y lo feo del Tri en Rusia 2018

(EMMANUEL DUNAND / AFP/Getty Images)

El Tricolor ha culminado su participación en Rusia 2018 y no nos queda más que analizar a fondo la participación de México en la Copa del Mundo. De este proceso de Juan Carlos Osorio, el cual inició en 2015, se pueden sacar muchas cosas positivas y varias negativas, pero vamos a enfocarnos en lo que sucedió en tierras rusas:

LO BUENO

-El Tri mostró actitud, personalidad y buen futbol ante Alemania- Se podrá decir que Alemania andaba mal (lo mismo se dijo cuándo México venció a Francia en 2010, y empató a Brasil en 2014), pero lo cierto es que México fue responsable en gran parte en la eliminación del campeón del mundo. Esa tarde en Luzhniki Stadium, México desplegó su mejor juego de contragolpe y en defensa hizo ver mal a los germanos. Muchas veces se ha jugado muy bien pero el Tri nunca había consumado una victoria igual de impactante. Fue el inicio del fin para Alemania, que nunca había perdido ante México en una Copa del Mundo.

- No se durmieron en los halagos ante Corea del Sur- Tras lograr los primeros tres puntos, México tuvo autoridad y venció a Corea del Sur en un partido difícil, pues los coreanos se jugaban la vida en ese partido. México eliminó en ese partido las posibilidades de los asiáticos de avanzar fuera de la fase de grupos.

LO MALO

-Le faltaron “rotaciones” a Osorio ante Suecia- El tan criticado Osorio reconoció que hizo un mal planteamiento de juego ante Suecia pues quiso imponer su juego y utilizó la misma alineación que le dio los triunfos ante Alemania y Corea del Sur (un error que es fácil de criticar después de conocer el resultado). Ante Suecia, un equipo que busca descaradamente el juego aéreo, el Tri quiso hacer su juego y pagó muy caro.

-Un equipo viejo- México fue el segundo equipo más viejo del Mundial con un promedio de 29.4 años de edad, solamente superado por Costa Rica (29.6). Ese promedio fue alterado por Rafa Márquez, de 39 años, quien increíblemente fue una pieza importante en el parado del equipo al entrar de suplente en los momentos claves o de titular en octavos de final.

-Jugadores en mal momento- Osorio terminó inclinándose con jugadores rápidos y ofensivos, aunque algunos de ellos no estaban pasando por su mejor momento. Giovani Dos Santos y su hermano Jonathan, llegaron con falta de futbol y Osorio no les dio muchos minutos en la cancha, lo mismo pasó con Jesús “Tecatito” Corona, quien parecía el hombre más desequilibrante después de Hirving Lozano, pero también vio muy pocos minutos. México llevó a jugadores como Márquez, Giovani Dos Santos, Oribe Peralta y el mismo Jonathan Dos Santos, a pesar de no estar pasando por su mejor momento, debido que no hay otras alternativas.

LO FEO

-Vergüenza ante Suecia- La buena imagen que había dado México en el Mundial ante Alemania, fue borrada por la vergonzoza actuación en Ekaterimburgo ante Suecia. Esa tarde, México no solamente dejó sus posibilidades grandes del quinto partido al perder el primer lugar del grupo, sino que mereció estar eliminado. Ese día, el equipo no tuvo respuesta y pareció más al grupo que fue goleado 7-0 en la Copa América Centenario por Chile, que el que le ganó a 1-0 a Alemania. El equipo mexicano estuvo muy cerca de estar eliminado en la primera ronda, a pesar de que solamente perdió un partido. Gracias a que el equipo alemán estaba peor que el mexicano (algo de lo que el Tri no tiene la culpa), el Tri avanzó de milagro esa tarde.

-Falta de calidad de primer nivel- En una Copa del Mundo los detalles salen a relucir siempre. México tiene buenos jugadores y un buen entrenador también, pero hay diferencia entre un William y Neymar, y un Carlos Vela y Miguel Layún. Cuando un jugador de la talla de Edinson Cavani anota un golazo de primera intención y otro anota goles como lo hizo el francés Benjamín Pavard, no hay mucha estrategia o táctica que se pueda utilizar para detener eso. Layún tuvo varias oportunidades ante Alemania y Corea del Sur pero no las pudo concretar. Aunque su trabajo principal no es meter goles, cuando estuvo frente a la portería, Layún no supo qué hacer. Vela, quien fue uno de los mejores jugadores de México, se perdió dos muy claras ante Suecia, una de ellas, muy importante, cuando el marcador estaba 0-0. Javier Hernández luchó pero su falta de gol fue evidente pues ya no es el mismo artillero que fue hace cuatro años en Brasil o hace ocho en Sudáfrica.


Anuncio