Anuncio

La Liga de España está de cabeza

(CURTO DE LA TORRE / AFP/Getty Images)

Lo que parecía una campeonato de dos, se volvió en una lucha encarnizada entre seis escuadras que ya se pelean la cima de la Liga española.

Barcelona y Real Madrid, que parecían encaminados a gobernar el torneo local, volvieron a dar otro paso en falso y eso le permitió recortar el camino a otros clubes.

El conjunto culé volvió a dar la nota negativa luego de rescatar un milagroso empate 1-1 ante Athletic de Bilbao, gracias a un gol a seis minutos del final.

La primera sorpresa en el Camp Nou la dio Lionel Messi, quien inició el partido en la banca. La falta del argentino en la cancha afectó al 11 que colocó Ernesto Valverde, chato en el ataque y débil en defensa.

Al 41', Markel Susaeta tomó dormidos a Gerard Piqué y Sergio Roberto para mandar un centro que aprovechó Óscar de Marcos, quien entró solo al área y remató el 1-0.

Tuvo que venir Messi, de cambio al 55', para cambiarle la cara a los blaugranas.

Tan rápido entró la “Pulga” y mandó un disparo al poste, pero fue en el 84' cuando asistió para que Munir El Haddadi empatara el partido.

Más tarde chocaron Real Madrid y Atlético de Madrid en el Estadio Santiago Bernabéu, escenario que aclamaba un espectáculo, pero Merengues y Colchoneros cerraron el duelo con un 0-0 que supo a nada.

El partido fue parejo en la Casa Blanca, pero fueron los arqueros Thibaut Courtois y Jan Oblak, quienes se llevaron el show con atajadas clave.

El primero en aparecer fue Courtois, quien le ahogó el grito de gol a Antoine Griezmann en un mano a mano y, posteriormente, hizo lo propio con un intento de Diego Costa.

En tanto que Oblak se lució en el segundo tiempo ante llegadas de Marco Asensio y Daniel Carvajal.

Con este resultado, el Madrid suma 14 puntos, al igual que Barcelona. Sólo tres puntos de diferencia separan a los punteros del sexto lugar de la clasificación.

En otro partido, la Real Sociedad, que prescindió de Héctor Moreno, cayó 1-0 ante Valencia, en Anoeta.

El zaguero mexicano se quedó en la banca, mientras que los Txuri- urdin vieron caer su arco tras un gol de Kevin Gameiro, al 36'.


Anuncio