ASÍ VIVÍ MI MUNDIAL: Lalas dice que enfrentaron a lo mejor del mundo en 1994 con un equipo ingenuo pero valiente

Cuando el Mundial de 1994 llegó a Estados Unidos, la responsabilidad de la selección anfitriona era una sola: ayudar a promover el futbol en un país que veía el balompié con escepticismo.  

Para Alexi Lalas, un elemento que nunca había jugado un partido internacional a nivel de club, representó un momento crucial para su carrera. Después de haber jugado en las Olimpiadas de Barcelona 1992, Lalas tuvo un periodo de prueba con el Arsenal de Inglaterra pero fue regresado por no tener el nivel necesario para competir por un puesto.

Entonces Lalas obtuvo una invitación de Bora Milutinovic en busca de un puesto en el equipo nacional y la misión de tener una actuación digna en el Mundial de 1994.

 “En 1994, vi el poder de lo que un Mundial puede hacer para un individuo. Me abrió las puertas a mí, dentro y fuera de las cancha”, expresó Lalas sobre la experiencia que vivió en ese entonces a los 24 años de edad.

“Fue un mes mágico”, indicó el defensa. “Sentíamos la responsabilidad y la presión de hacer las cosas bien”.

Lalas describió a aquel equipo del capitán John Harkes, Eric Wynalda, Tab Ramos, entre otros, como un conjunto muy “loco, con grandes personalidades y mucho pelo”.

“Nosotros nos podíamos gritar pero nadie de afuera nos podía gritar a nosotros. Nosotros sabíamos que teníamos una responsabilidad  de promover el juego y predicar el futbol a la gente y nosotros no tomamos esa responsabilidad a la ligera”, expresó.

El primer enfrentamiento para Estados Unidos fue en el Pontiac Silverdome de Detroit ante la selección de Suiza. Ahí debutó el seleccionado estadounidense a una hora extraña: a las 11:30 a.m. hora local. El escenario era algo especial para Lalas pues él creció muy cerca al Silverdome.

“Para mí fue como completar un circulo. El jugar en el Detroit Silverdome, donde yo crecí viendo a los Lions de Detroit y también a los Pistons de Detroit. Fue muy loco regresar y vivir ese momento. Fue algo surreal. El salir y ver que habían puesto césped, césped natural, fue un momento increíble. Para mí, ese momento fue la realización de un sueño”, expresó Lalas sobre aquel 18 de junio de 1994. “Y cuando tocan el silbato es cuando te das cuenta que realmente tienes que jugar. Te tienes que decir a ti mismo que es el mismo tipo de juego que jugaste cuando creciste hace 10 minutos de ahí, solamente que había mucha más gente viendo”.

El resultado fue 1-1 con un tanto de Eric Wynalda que emparejó el partido de tiro libre. Fue el primer punto en 44 años para Estados Unidos.  

“Bora sabía que el Mundial podría cambiar a cualquiera de nosotros. No nos quería proteger de las luces, de la atención, de hecho nos exponía lo máximo posible a lo que estaba sucediendo”, dijo Lalas a HOY Deportes.

Después del primer partido, tocó esperar al duelo crucial ante Colombia en Pasadena. Esperar por el siguiente juego fue algo que aprendió a odiar el exjugador y ahora comentarista de FOX Sports.

“Si te fue bien, quieres seguir haciendo eso, si no te fue bien, quieres arreglar lo más pronto posible. Los días entre los juegos fueron lo peor. Si puedes dormir bien antes de un partido, a lo mejor no entiendes en lo que te estás metiendo”, indicó.

Estados Unidos venció a Colombia sorprendentemente por 2-1, lo que significó el cuarto punto de Estados Unidos en el Mundial y la clasificación a la segunda ronda. 

“Después del partido ante Colombia todo cambió, sabíamos que íbamos a seguir en el torneo, sabíamos que nuestro sueño iba a continuar”, indicó.

El duelo ante los colombianos siempre será marcado por el autogol de Andrés Escobar, defensor cafetero que luego fue luego asesinado en su país.

“Si me dieran a escoger si preferíamos perder ese partido y que Andrés viviera, yo hubiera escogido perder el partido y todos nosotros hubiéramos escogido lo mismo”, dijo Lalas con ojos tristes.  “Pero después de todo, eso no quita que fue un momento maravilloso para nosotros. Está bien celebrar y festejar ese momento porque significó mucho para nosotros y para el país y para el deporte”.

“Siempre va a estar relacionado lo de Andrés a ese juego. Pero siempre me tengo que decir a mí mismo, ‘es bueno celebrar ese momento, es un momento que debe ser respetado y reconocido’”.

Luego Estados Unidos cayó por la mínima diferencia ante Rumania y avanzó como mejor tercero, lo que le reservó una cita con Brasil, el eventual campeón del mundo. El encuentro en Stanford finalizó 1-0 a favor de los brasileños.

“Fue un partido muy extraño. Le dimos un partido muy bueno pero Brasil es Brasil. No es vergonzoso eperder ante Brasil. Pero también éramos tan ingenuos y tan inexperimentados, la gente no se da cuenta que toda la experiencia que tenía era a nivel internacional con la selección, no había estado con un club”, expresó.

Tras la eliminación, Lalas se dio cuenta que podía competir ante los mejores del mundo. Al poco tiempo, firmó con el Padova de Italia.

“Me dio credibilidad, muchos de los jugadores estadounidenses sufren cuando van a otros países porque son estadounidenses”, señaló.

Lalas estará el próximo verano en las transmisiones de FOX Sports, cadena que tiene los derechos de transmisión del Mundial.

Aprender a valorar las cosas

El exdefensa dijo que la eliminación de Estados Unidos de Rusia 2018 debe de servir como una enseñanza de que hay que valorar las cosas.

“Puedes tener a grandes jugadores jugando en diferentes lugares pero eso no significa que van a jugar bien juntos. Ultimadamente, era un grupo de jugadores que no era bueno. Individualmente son buenos pero como grupo no pudieron. Les faltó liderazgo y carácter, pero no talento”.

Lalas dijo que la eliminación no fue un accidente y que era necesario encontrar la identidad del futbol de este país.

“Debemos decidir cómo nos queremos ver, cómo queremos jugar, nuestra filosofía y luego poder articularlo públicamente.  Tenemos una historia y algo que es valioso. El saber lo que somos, pero sobre todo lo que no somos, es muy importante”.

Lalas ya ha trabajado varios Mundiales como comentarista pero reconoció que aunque cada uno ha sido muy diferente, cada uno también ha sido maravilloso.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°