Hugo Arellano, el nuevo defensa del Galaxy quiere ser sinónimo de temperamento y carácter

Hugo Arellano, el nuevo defensa del Galaxy quiere ser sinónimo de temperamento y carácter

Uno de los proverbios en el futbol dice que para ganar títulos hay que empezar desde la defensa y para eso, el personal que se encarga de cuidar los ataques contrarios debe tener una mentalidad sólida.

Ese concepto es difícil llevarlo a cabo cuando el jugador no tiene el carácter para afrontar cualquier tipo de adversidad en situaciones difíciles.  Sin embargo, todo empieza en el desarrollo de ese jugador.

En el caso de Hugo Arellano, un jugador de 18 años que firmó recientemente con el Galaxy de Los Ángeles, su crecimiento le ha permitido desarrollar esa característica que posiblemente le permita debutar con el onceno angelino.

“­Estar lejos de casa no fue fácil, pero ganas y aprendes muchas características cuando estás en casa”, dijo a HOY Deportes. “Me convirtió en un hombre joven, más maduro”.

Arellano fue parte del programa de residencia de la selección juvenil de Estados Unidos, además de desarrollarse en la academia de las desaparecidas Chivas USA y luego del Galaxy.

El onceno angelino estrenará entrenador esta nueva temporada de la MLS, ya que Bruce Arena tomó las tiendas de la selección y ahora Curt Ornalfo, quien fue entrenador de Arellano en Galaxy II, será el técnico.

“Todo ha sido positivo, él es un buen entrenador”, dijo Arellano, quien espera debutar como profesional con Galaxy. “Trabajé con él en Los Dos y es agradable tenerlo aquí; él sabe cómo trabajo yo”.

Para el defensa, sus expectaciones son muy altas y espera debutar, pero al mismo tiempo es consciente que no es garantizado y espera poder demostrarle a su entrenador que es capaz con el compromiso en el terreno de juego. Según el jugador, su carácter y habilidad le permitirán que eso suceda.

“Soy un líder, soy vocal, muestro mucha pasión en el terreno”, expresó el jugador. “Quiero ganar, no me gusta perder y se van a dar cuenta de eso cuando estoy en la cancha.  Soy zurdo, muy técnico, soy un defensor lateral versátil, puedo jugar también en la media bien.  Me gusta indicarle a los jugadores al frente mío en dónde pararse”.

El mexicoamericano fue capitán durante su estadía con la selección Sub-17 de Estados Unidos, lo que podría ser una indicación de su capacidad de liderar un grupo en la cancha. Al mismo tiempo, sus actuaciones a nivel juvenil le permitieron un interés de un equipo de la Liga MX, con el que estuvo a punto de firmar.

“Con Pumas estuvo cerca, pero a veces la puerta se cierra y se abre otra. Yo quería ser un jugador del Galaxy desde el principio y estoy contento de haberlo hecho.  Solo quiero concentrarme con el equipo ahora, lo que pase en el futuro, pasará, por ahora estoy contento aquí”, afirmó el jugador, quien no descarta en el futuro jugar en otro país, pero por lo pronto su atención está totalmente con el Galaxy.

A pesar de que Arellano ha tratado de demostrar un temperamento y carácter serio, al mismo tiempo no puede evitar ocultar su emoción de compartir el vestidor con quien considera es un ídolo para muchos seguidores de la selección mexicana: Giovani dos Santos.

“Cuando llegué con el primer equipo y entrené por primera vez, solo pensaba ‘Dios mío, este es Dos Santos, el más grande’”, dijo un sonriente Arellano. “Definitivamente es un modelo a seguir y es alguien que admiro.  He seguido su carrera desde que estuvo en España y ahora es un sueño hecho realidad poder tener la oportunidad de algún día jugar con él”.

Arellano trata de escuchar y aprender de los jugadores que más tienen tiempo y experiencia en el equipo y por eso toma muy en serio que le dio su ahora compañero.  “Me ha dicho que aproveche la oportunidad, que tome todo como venga y que siga trabajando.  Gio es un gran muchacho, es gracioso, es relajado. Le gusta bromear, tiene su propio ritmo. La manera cómo se desenvuelve es especial, es divertido”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°