Anuncio

Errores arbitrales ayudan al Veracruz en su complicada batalla por no descender

(AGENCIA REFORMA)

La agonía se alargó para el Tiburón, pero en la misma proporción que su sueño de salvarse de milagro.

Veracruz se llevó un valioso triunfo de 3-1 sobre el Atlas, poniéndose a 8 puntos de los Rojinegros en la tabla de cocientes, cuando todavía quedan 15 unidades por disputarse.

Aunque las matemáticas no pintan de manera halagüeña para los escualos, el domingo eso no impidió que mostraran las agallas para darle la vuelta a unos rojinegros que terminaron desquiciados, pues el silbante no marcó un penal en el área jarocha que de haberse concretado habría salvado prácticamente al Atlas del descenso.

Este duelo se vio salpicado por un par de apagones; uno en el primer tiempo y otro antes de arrancar el complemento, lo cual acarreó que el partido se retrasara casi 13 minutos.

La afición se mantuvo serena a pesar de que no hubo muchas explicaciones por las fallas eléctricas.

Milton Caraglio fue el encargado de abrir el marcador al 6', pero poco le duró el gusto a los visitantes, ya que la escuadra local les dio la vuelta en 6 minutos. Miguel Angel Murillo y Adrián Luna fueron los encargados de meter a los Tiburones en el partido.

En la recta final del encuentro vino otra jugada polémica, ya que al Atlas no se le concedió un penal, y segundos después en el contragolpe, Cristian Menéndez cerró la cuenta para darle una victoria redonda a los dirigidos por Guillermo Vázquez, quien festejó por todo lo alto.

El técnico del Atlas, Rubén Omar Romano reclamó todo lo que pudo al árbitro Marco Antonio Ortiz, pero el final se tuvo que retirar con la cara descompuesta y el coraje a cuestas, aunque Veracruz siga teniendo la cuesta muy arriba en busca de un milagro, a costa precisamente del Atlas.


Anuncio