Rusia 2018

¿El modelo (milagro) croata? CAOS

“Si tienes en cuenta la infraestructura que tenemos, somos un milagro”.

Zlatko Dalic, el técnico de Croacia, retrató de manera perfecta lo que significa que su selección disputará por primera vez la final de una Copa del Mundo.

El que este país de apenas 4 millones de habitantes pueda alinear el domingo contra Francia con talentos como Luka Modric, Ivan Rakitic y Mario Mandzukic es asombroso.

Durante el Mundial de Rusia, se ha hablado hasta el cansancio de los modelos de Francia, Bélgica e Inglaterra —con sus instalaciones de lujo en Clairefontaine, Tubize y St George's Park — para reunir a los Kylian Mbappé, Eden Hazard y Harry Kane.

¿Croacia? No hay nada parecido. Ni siquiera un estadio nacional.

“Dentro de tres meses, vamos a jugar contra Inglaterra en la Liga de las Naciones, pero no tenemos un estadio adecuado para un partido como ese”, apuntó Dalic, luciendo orgulloso la camiseta de cuadros rojiblancos con forma de un tablero de ajedrez.

Varios de los jugadores de la actual selección crecieron en medio de la guerra civil que siguió al resquebrajamiento de la desaparecida Yugoslavia. Su capitán Modric fue un refugiado antes de iniciar una carrera que le llevó ahora con el Real Madrid, donde se ha consagrado en las últimas tres ediciones de la Liga de Campeones.

El futbol croata está en otra dimensión, una de condiciones poco aptas:

-Tiene una liga en la que el Dínamo de Zagreb ha salido campeón en 12 de las últimas 13 temporadas. Apenas compiten 10 clubes, incluyendo seis en estadios cuya capacidad no pasa de los 10,000 asientes.

-El ex presidente del Dínamo, Zdravko Mamic, manejaba a su antojo el futbol nacional y era también un personaje influyente en la esfera política.

El modelo de negocio del club siempre ha sido lograr la clasificación a la Liga de Campeones como escaparate para mostrar a promesas que inmediatamente vendió al primer interesado. Así se hizo con Modric, el volante Mateo Kovacic y el zaguero Dejan Lovren.

Una semana antes de la inauguración del Mundial, una corte en la ciudad oriental de Osijek sentenció a Mamic a seis años y medio de cárcel por malversación y evasión fiscal vinculados con los traspasos de Modric y Lovren —ambos fueron acusados de perjurio tras rendir testimonio en el caso.

Nada de esto parece importunar a sus jugadores.

“Es nuestra mentalidad”, dijo Lovren, quien juega en Liverpool. “Hemos tenido que pasar por muchísima m..., todas esas cosas e incluso ahora mismo la situación no es la ideal”.

No exagera en lo más mínimo al considerar que llegan a la final con 22 de sus 23 jugadores, dado que en pleno Mundial el técnico Dalic decidió mandar de vuelta a casa a Nikola Kalinic luego que el delantero no aceptó ingresar como suplente en el debut ante Nigeria.

Contra viento y marea, Croacia está a un paso del título y de convertirse en la nación más pequeña en población en hacerlo desde Uruguay en 1950.

Con una trayectoria dirigiendo en clubes de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, Dalic tomó las riendas en octubre del año pasado, cuando corría la clasificación a Rusia. La consiguió tras superar a Grecia en un repechaje y ahora superó la gesta del equipo que en su primer Mundial alcanzó las semifinales.

“Esta es quizás el mayor logro deportivo de Croacia”, dijo Dalic. “Esto es un éxito global y me encanta que se dio bajo mi dirección”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°