Advertisement
Share

Caen las Chivas con León

(Agencia Reforma)

En Concacaf, Chivas es un digno e indiscutido campeón, pero en la Liga, Matías Almeyda tiene toda la razón, fueron un total desastre.

Al caer 2-0 en casa frente al León, el Rebaño, que además falló dos penales, registró un torneo histórico sin ganar un solo partido de local en Fase Regular.

Hasta antes de este juego, los rojiblancos tenían 4 derrotas y 3 empates en el Clausura 2018.

Mauro Boselli, al 43', anotó el primer gol del León, y luego, al 70', puso el servicio para que Luis Montes firmara el segundo.

Ángel Zaldívar, quien en el Máximo Circuito no había errado un tiro desde los 11 pasos, tuvo, al 36', la oportunidad de abrir el marcador, pero lo hizo débil y a la izquierda, el portero William Yarbrough se la desvió.

A partir de ahí, el equipo que montó Almeyda con suplentes y titulares comenzó a caer en imprecisiones, sobre todo en el fondo.
Miguel Basulto, quien salió como capitán, nunca pudo contener los arribos de Maximiliano Cerato. Hedgardo Marín tampoco pudo con la marca de Boselli.

Al minuto 3, las Chivas tuvieron la primera para poder anotar, pero el juvenil Edson Torres se vio muy verde en el remate y mandó el balón por fuera.

El local lucía más rápido, pero con desconfianza, mientras que La Fiera, con más lentitud, fue encontrando el manejo del juego.

Después del penal que falló el “Chelo”, provocado por una mano de Miguel Herrera, los verdes encontraron una rápida jugada por la izquierda en la que el chileno Cerato metió un centro con la complacencia de Basulto, y en él área, Marín perdió a Boselli, quien de frente cruzó a Rodolfo Cota para mandar el balón a las redes.

Para el segundo tiempo, Almeyda hizo 3 cambios de un jalón y metió a Alan Pulido, Rodolfo Pizarro y a Carlos Cisneros.

Con Pizarro, el Rebaño ganó en atrevimiento, pero el festejo del miércoles fue fuerte y el fondo físico ya no era el mismo.

En un servicio de manos, Boselli recibió con complacencia defensiva, sirvió a Montes, quien fusiló para liquidar el juego.

Pizarro provocó un penal al 82' y Zaldívar pidió el balón, pero desde la banca vino el permiso para que el propio Rodolfo cobrara. Lo hizo telegrafiado y el balón terminó al lado de la portería.

Con ese papelón terminó Chivas la campaña, y un año desastroso en la Liga, sin Liguilla y como el penúltimo de la Tabla, apenas arriba del descendido Lobos.


Advertisement