Anuncio
Share

Brasileños se convierten en alemanes

RIO DE JANEIRO.- La final del Mundial había terminado y los argentinos salían cabizbajos, tristes y desconsolados.

Al otro lado de la tristeza siempre estaba una risa burlona de los brasileños, quienes habían soportado desde el martes pasado los cánticos de los argentinos que invadieron Río de Janeiro y que les gritaban: “dime que se siente, tener en tu casa a tu papá” y “1, 2, 3, 4, 5, 6, 7!”, en referencia a la goliza que Alemania le puso en Belo Horizonte a Brasil.

Los argentinos invadieron Río de Janeiro con alrededor de 70,000 gargantas apasionadas que no se cansaban de apoyar a la albiceleste y también de burlarse del pésimo Mundial de Brasil.

Pero el domingo fue el turno de los brasileños de festejar.

Lejos de sentir rencor por la derrota de 7-1 ante Alemania, los hinchas brasileños cantaron cada jugada de los germanos como si fueran suyas y celebraron la Copa del Mundo como si hubieran ganado la sexta estrella que se les perdió en Belo Horizonte.

Al final de cuentas, la mayoría de los asientos en las tribunas del estadio eran de brasileños quienes habían comprado un lugar en la Final en el Maracaná para ver a la Verdeamarelha coronarse, pero que los planes habían cambiado desde el martes.

A pesar de que los argentinos llegaron en miles a Río de Janeiro, muchos de ellos no pudieron conseguir boletos, pues estos estaban entre $3,000 a $5,000 (los más accesibles) y muy pocos de ellos tenían ese tipo de dinero.

Entonces los brasileños aprovecharon que eran mayoría y se unieron a los aproximadamente siete mil alemanes para tratar de hacer callar las apasionadas voces argentinas durante los 120 minutos.

“La Copa es como si lo hubiéramos ganado los brasileños… creo que la diferencia fue el equipo en este Mundial”, dijo Rodrigo Valma, un brasileño que tenía la camiseta de Alemania y una peluca rubia, mientras celebraba con sus amigos en Río de Janeiro.

“Perdimos con Alemania por 7-1 pero no nos cae bien Argentina, para nada”, expresó. “Alemania fue la más fuerte, mereció ganar a Brasil y a Argentina, mereció ganar todo el torneo”, Rafael Antunez, de Sao Paulo.

“Mi familia es toda alemana y me gustó que el equipo fue más unido, más unido que Brasil”, opinó Debora Shellabear, de Curitiba.

Y entonces muchos argentinos empezaron a cantar “pentacampeón” en referencia a los cinco títulos que tiene Brasil y los dos que tiene Argentina.

Algunos otros, como el guatemalteco Luis Pedro López, también le iba a Alemania, porque ha sido admirador del fútbol práctico y ganador de los ahora cuatro veces campeón del mundo.

“Hoy y siempre he apoyado a Alemania. Yo viví en Alemania cuatro meses y me recibieron ahí con mucho cariño”, dijo “Alemania siempre jugó en equipo, no con un solo jugador, sino en equipo….nunca me preocupé tampoco en penaltis porque Alemania no ha perdido en penales desde 1970″.


Anuncio