Informe

Árbitro mexicano que denunció racismo termina su huelga de hambre

El árbitro Adalid Maganda concluyó su huelga de hambre frente al edificio de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) al recibir la promesa de que volverá a ejercer el cargo del que fue separado, según denunció, por supuesto racismo.

"La huelga inició y prácticamente no hablé con nadie hasta que pude ver al Secretario General (Gilberto Hernández) y al Secretario Jurídico (Mario García), para un posible regreso a las canchas.", dijo Maganda.

El silbante, originario de la costa del Pacífico en el Estado de Guerrero, trabajó por última vez un partido de primera división el 21 de enero pasado por la Copa MX, después de lo cual, según sus argumentos, fue despedido por su color de piel negra por parte del director de la comisión de arbitraje, Arturo Brizio. 

Adalid es originario de la comunidad de Huehuetán, en el municipio de Azoyú, Guerrero, una zona con fuertes raíces afromexicanas.

"Hace meses tuve una reunión con Arturo Brizio y Jorge Gasso; en eso dijeron '¿qué quieres pinche negro?'. Me acercaba a saludar y siempre me esquivaban. No me daban la mano. Me hacían quedar mal frente a mis compañeros. Me decían de cosas como: '¡eres malísimo, negro!'. Todos se burlaban de mí", contó Maganda en su momento al diario El País.

A partir de ahí interpuso una demanda que se extendió luego de que tras varias incomparecencias a los juzgados y ante el Consejo para prevenir la discriminación por parte de Brizio, optó por una huelga de hambre que concluyó de forma positiva para sus intereses.

"Fue difícil, fui con el objetivo de regresar a las canchas y hubo buena apertura por parte de la FMF. Ponía en peligro mi salud y mi vida, mi familia se preocupó por mí, pero entendieron que fue una decisión desesperada", relató.

Maganda concilió casi de inmediato con el secretario General de la FMF para dar un cierre al conflicto y será restituido bajo las mismas condiciones que guardaba hasta antes de su separación, es decir, pitando en la máxima división y en la liga de ascenso.

"Arturo Brizio me quiso restituir condicionándome a divisiones menores, por lo que me negué. Pedí que en marzo próximo pueda hacer las pruebas físicas y prepararme en todos los ámbitos tanto física como mentalmente porque fueron más de 10 meses de inactividad", agregó.

Arturo Brizio seguirá en su puesto de jefe del área de arbitraje de la Liga MX por lo que tendrá que programar de nueva cuenta a Adalid Maganda. 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°