Anuncio
Share

Rompe América mala racha

Con Rubén Omar Romano y el Atlas no encaja el cliché “equipo que estrena técnico, gana”.

Después de cinco partidos sin victoria en el Estadio Azteca, el América se impuso 1-0 a los rojinegros.

Un gol de Bruno Valdez, al 29', dio al traste con los planes de Romano de sacar al Atlas de la crisis. En cambio, el equipo acumuló su cuarta derrota y se mantiene como la única escuadra sin puntos en el torneo.

El timonel de los Zorros, incrédulo por la marcación de Jaine Barreiro, gesticuló varias veces cuál era la técnica para que su central impidiera el cabezazo del paraguayo de las Águilas.

Y eso que al primer minuto fue Alexi Gómez el que tuvo una opción clara para los rojinegros tras recibir un pase del americanista Carlos Vargas, pero disparó apenas desviado de la portería custodiada por Agustín Marchesín.

Los rojinegros se habían asociado bien, saltando las líneas y sorprendiendo al local con disparos de media distancia, con las llegadas por los costados, pero sin esa capacidad como para dañar al guardameta azulcrema. Tampoco el América había generado las mejores opciones, con excepción del tiro en el que Henry Martín estrelló la pelota en el poste derecho.

Las emociones no detonaron en el complemento, al menos hasta que el Atlas dejó espacios en la defensa dada su necesidad de rescatar por lo menos un punto. En ese contexto, se produjo el debut del francés Jérémy Ménez, quien se llevó las palmas apenas pisó la cancha, pero no pudo justificarlas por el momento.

El galo tuvo al 76' una oportunidad clara de gol en la que pecó de individualista al no darle el pase a Oribe Peralta, pero fue al 82' cuando Paul Aguilar lo dejó de frente al portero Cristopher Toselli, pero el chileno se impuso al francés.

Un minuto después, Ménez seguía recriminándose la falla.

Por primera vez, el América utilizó a sus cinco refuerzos con el posterior ingreso de Andrés Ibargüen y Joe Benny Corona, quienes se sumaron a los titulares Emanuel Aguilera y Martín.

Y mientras en el América todo fue algarabía por el triunfo en el Estadio Azteca, después de una semana polémica en la que Darwin Quintero fue el centro de la atención por intentar darle un balonazo a un reportero; el colombiano ayer ni siquiera salió a la banca.

Romano no tuvo la fórmula para resucitar al Atlas cuyos jugadores se fueron cabizbajos a los vestidores, lo que ya se les está haciendo costumbre.


Anuncio