Anuncio
Share

Debe América esperar para la Liguilla

Al América lo partió un rayo cuando estaba por dar el último paso a la Liguilla.

Las Águilas dejaron ir una posibilidad de oro para clasificar a la Fase Final del Apertura 2017 tras caer 1-0 ante Necaxa en el Estadio Azteca. La victoria le entregaba el pasaje a las Águilas, pero la falta de puntería y un rival aguerrido le cerraron las puertas.

Antes del duelo, América se dio el lujo de mandar a la banca a Darwin Quintero y Oribe Peralta para darles descanso y con la idea de verlos frescos en el duelo del próximo martes contra Cruz Azul en la Copa MX, apuesta que Necaxa cobró muy caro.

Los Rayos fueron sinónimo de orden, se amarraron a la idea de Ignacio Ambriz, uno de los constructores de estas Águilas y, con argumentos para desestabilizar esas bases que ayudó a cimentar.

Nacho no se rompió la cabeza y cortó los circuitos por el camino de Matheus Uribe, ayer imposibilitado de agregarse al ataque y más preocupado por tapar a Manuel Iturra.

Ante la falta de un distribuidor, un enlace como Darwin y un matón como Oribe, las referencias en ataque fueron mínimas porque Silvio Romero no recibía balones, Cecilio Domínguez lució errático y Alejandro Díaz quería, pero no podía.

La confusión parecía despejarse cuando Miguel Herrera le dio entrada a Quintero en el 57', movimiento que le metió vértigo a su equipo y miedo al Necaxa.

Pero los Rayos soportaron la presión, controlaron al colombiano y a Peralta, quién también ingresó, al 71'. Los cambios no fueron la solución del “Piojo”. En cambio, Ambriz los utilizó para engañar al rival, tirar a su equipo para atrás y contragolpear, forma en la que lastimó al 79', con un cabezazo certero de Luis Pérez, para poner el 1-0.

El mazazo fue grande porque la victoria que se pronosticaba para las Águilas se convirtió en una derrota que abre la lucha por la Liguilla. Además de ese sabor amargo por volver a caer en el Azteca, algo que no sucedía desde la Jornada 1, ante Querétaro.

De eso eran conscientes Peralta, Quintero, Herrera y compañía, ayer con pocas respuestas y más dudas. Tantas que Ambriz se ofreció para consolarlos al final del partido.

La primera oportunidad fue desperdiciada y, la próxima será en la cancha del líder de la competencia, el Monterrey de Antonio Mohamed.
Antes habrá otro consuelo para los de Coapa. El duelo del próximo martes ante un Cruz Azul herido por su propio técnico.

Así lo vieron
- Miguel Herrera, DT del América, sobre lo que le falló anoche a las Águilas: “No tenemos que regalarle nada al rival, más allá si era penal o no, el rival venía a buscar un error nuestro y lo capitalizaron. En el segundo tiempo estuvimos en el área de ellos pateando, hay partidos donde la portería no se abre pero no podemos regalar nada”.

- El “Piojo” habló sobre Cruz Azul, su rival del martes en Copa MX: “Es un equipo importante, por algo tiene tantos títulos y seguidores, el decir quién es grande o pequeño no lo decimos nosotros lo dice la gente. Cruz Azul tiene rato que no consigue un logro importante para su institución. Si él cree que su equipo no es grande el mío sí.

- Miguel Herrera no magnifica la derrota: “No podemos justificar nada que no dejemos de hacer en la cancha, no tuvimos las oportunidades, el rival fue paciente, fue pensante, y la metió. Es un partido, tampoco nos vayamos a los extremos ni éramos campeones por ganar dos clásicos ni hoy somos el último lugar”.

- Ignacio Ambriz, estratega de Rayos, puntualizó las claves del triunfo necaxista: “No es fácil dejar al América a en cero, te ataca por fuera y por dentro, luego ves a Peralta y Darwin y dices ‘en la torre, se vino la noche’, pero esto es bueno para los jugadores. Creo que de alguna u otra forma el equipo se portó bien a la defensiva y concretamos, si es de justicia, qué bueno que nos benefició a nosotros.


Anuncio