Anuncio

América y Cruz Azul le han dado lustre al ‘Clásico Joven’ con finales inolvidables

Las Agüillas revivieron de manera dramática para descarrillar a la Máquina en la ultima final que jugaron.

Las Agüillas revivieron de manera dramática para descarrillar a la Máquina en la ultima final que jugaron.

(GETTY IMAGES)

Aunque una final siempre es especial, la del Apertura 2018 tiene un tono más trascendental pues la están disputando dos de los equipos más grandes del futbol mexicano, América y Cruz Azul.

Cuando ambas escuadras se ven las caras en la cancha de juego le dan vida al “Clásico Joven”, una mítica y pasional rivalidad que ha producido páginas inolvidables en el libro de historia del balompié azteca, especialmente cuando se han medido en finales. Esta es la cuarta vez que disputan un título de liga.

Azulcremas y celestes se enfrentaron por primera vez en un cotejo oficial en 1964, pero tuvieron que pasar ocho años para que la rivalidad tomará forma y se diera un verdadero odio deportivo entre los dos.

El catalizador fue la primera final que jugaron. Tras ser los dos mejores equipos durante la fase regular de la temporada 1971-1972, torneo en el que Cruz Azul se mudó a la Ciudad de México para compartir el Estadio Azteca con el América, se disputarían la supremacía de la liga en un duelo de alarido.

En un pletórico “Coloso de Santa Úrsula”, la Máquina daría su primer golpe de autoridad sobre su nuevo vecino capitalino y vigente campeón al humillarlos con una goliza de 4-1 de una final a un partido.

El cuadro cementero solo necesitó los primeros 45 minutos para sentenciar el partido. Se fueron a los vestidores con una ventaja de 3-0 con goles de Héctor Pulido, Cesáreo Victorino y Octavio Muciño, quien también haría el cuarto. Enrique Borja haría el de la honra para el América casi sobre el final de juego. La conquista del Cruz Azul le daría comienzo a un paso excelso en donde conquistaría cuatro campeonatos de liga en la década de los 70s.

Ya con la línea de la rivalidad marcada, ambos produjeron intensas batallas que hizo que el pique ganara prominencia. Pero no sería hasta casi dos décadas después cuando se medirían en otra final de liga, la cual en esta ocasión iría a favor del América. En el partido de ida de la final de la temporada 1988-1989, las Águilas empezaron a amarrar su campeonato con una victoria de 3-2.

En la vuelta, temprano pegarían primero gracias a un gol de Juan Hernández. Sin embargo, Patricio Hernández y Ricardo Mojica empatarían el marcador global 4-4 con su par de goles. A 13 minutos del final Carlos Hermosillo, quien curiosamente es referente del Cruz Azul, le daría nuevamente la ventaja al América para otorgarle la gloria por primera vez sobre su acérrimo rival. Fue la quinta corona de las Águilas en los 80s.

Para el nuevo milenio, la rivalidad se había enfriado un poco hasta que volvió a brotar gracias a la final del Clausura 2013 que fue de locura.

Cruz Azul estaba sufriendo de una sequía de más de 15 años sin un título de liga, pero parecía que finalmente iba beber de la copa del campeonato. Tras ganar la ida 1-0, Teófilo Gutiérrez la daría una ventaja de 2-0 en el global al minuto 20 de la vuelta.

Sin embargo, súbitamente todo se derrumbó para los celestes cuando ya se creían campeones. Al 88’, Aquivaldo Mosquera acortaría la distancia y en el tiempo de compensación, en el último suspiro, el portero Moisés Muñoz empataría las cosas dramáticamente. El golpe anímico fue lapidario para los Cementeros, quienes caerían en penales.


Anuncio