Anuncio
Share

La decepción del mundo busca razones

(JEWEL SAMAD / AFP/Getty Images)

Ya es tradición que el campeón del mundo no tenga un buen torneo cuatro años después de alzar el ansiado trofeo. Pregúntele a España hace cuatro años en Brasil 2014, a Italia en Sudáfrica 2010, y a Francia en Corea-Japón 2002, pero… ¿Alemania?

Los fríos teutones que usualmente no tienen piedad con los conjuntos “chicos” en la primera ronda, se mostraron imprecisos y como una máquina mal aceitada ante el buen planteamiento táctico de México en el primer encuentro en Luzhniki Stadium de Moscú. Parecía un equipo totalmente diferente a aquel que golpeó a México por 4-1 el verano pasado también en tierras rusas.

Las cosas parecían mejorar con la victoria emotiva en la que Toni Kross anotó un tanto para vencer 2-1 a Suecia con 10 hombres en los últimos segundos del partido. Esa victoria parecía que iba a levantar al conjunto alemán en el torneo, pero luego llegó el desastroso tercer juego.

En el tercer duelo ante Corea, el equipo se vio inefectivo y no pudo anotar el gol que le hubiera dado la clasificación, a la misma hora que Suecia goleaba a México, para dejarle todo en bandeja de plata a los alemanes.

“Al final de cuentas, no hicimos lo suficiente. Para ser honestos, si no le podemos meter un gol en 90 minutos a Corea del Sur, no merecemos pasar. Nos dieron nuestro merecido. No tuvimos mala suerte”, indicó Kross, el capitán del equipo.

“Se necesitan cambios claros”, dijo Joachim Löw después del descalabro ante Corea del Sur por 2-0, que confirmó nuevamente el maleficio de que ningún equipo que gana la Copa Confederaciones gana el Mundial.

Para Alemania, fue una de las presentaciones más penosas, pues fue la eliminación más temprana desde 1938, cuando salió del torneo en aquel entonces tras una derrota y un empate.

“No sé si es el momento más oscuro del futbol alemán, pero es definitivamente uno muy oscuro”, dijo Kross. “No creo que ninguno de nosotros esperaba esto”.

¿Pero qué cambios se le podrían pedir a una selección que ha hecho mejor las cosas que cualquier otra selección en los últimos años?

Comenzamos con el puesto de Löw, quien antes del Mundial de Rusia 2018, firmó un contrato hasta el 2022. El entrenador ha sido parte de la estructura alemana desde que llegó en 2004 como asistente técnico de Jurgen Klinsmann con la misión de tener un buen Mundial de 2006, en la que iban a ser anfitriones, y levantar a un equipo que había sido eliminado en la fase de grupos en la Eurocopa 2004, provocando la salida de Rudi Voller.

“Fuimos el equipo más consiste en los últimos 10 años y fuimos campeones del mundo”, defendió su postura Löw, quien ha sido parte de un título y dos terceros lugares en los últimos tres mundiales.

En caso de renunciar, ya hay varios candidatos que quieren volverle el poderío a la “Mannschaft”: Jurgen Klopp, Jupp Heynckes, Thomas Tuchel, Miroslav Klose, Marcus Sorg, Thomas Schneider, Stefan Kuntz, Matthias Sammer y el mismo Klinsmann.

Por lo pronto, el presidente de la Federación Alemana, Reinhard Grindel, dijo que no iban a decidir el futuro de Löw pronto.

“No debemos hacer las cosas por hacer ahora, pero debemos de enfocarnos en los cambios que necesitamos ahora”, dijo Grindel a los medios. “Y necesitamos hacerlo inteligentemente, junto a la Bundesliga y considerar cómo podemos ser más fuertes y mejorar la competitividad del futbol alemán”.

Por lo pronto, los jugadores han apoyado a Löw, argumentando que ha incluido a varios jugadores jóvenes y es el indicado para llevar al equipo alemán al próximo proceso.

“Hay varias razones de nuestra eliminación. Lo cierto es que no estábamos en nuestra mejor forma que hemos tenido en años anteriores”, declaró Löw.

Curiosamente, un artículo en el sitio oficial de la selección alemana, citó cinco razones por las cuales Alemania fue eliminada tan pronto. Criticó las convocatorias de Lowe y también citó un rumor de que el equipo “estaba dividido durante el torneo”.

Las malas vibras en la selección germana comenzaron a surgir cuando Mesut Ozil y Ilkay Gundogan, ambos de origen turco, se metieron en un lío político al darle un uniforme al polémico presidente turco, algo que vieron mal los aficionados alemanes y la misma Federación germana.

Luego surgieron las primeras luces de alarma en los amistosos previos al Mundial, cuando cayeron ante Austria por 2-1 y apenas vencieron a Arabia Saudita por el mismo marcador.

La prensa ha señalado a los veteranos Sami Khedira, Mario Gómez y Manuel Neuer, quienes tiene más de 30 años. Otros como Ozil, Thomas Muller y Mats Hummels ya tienen mucho tiempo en el equipo y los tres tuvieron un torneo para el olvido. Tampoco tuvo a un líder tipo Bastian Schweinsteiger y el cansancio de Kross fue evidente en sus pases.

A primera vista, el cambio de los alemanes parece ser que vendrá por conducto de un cambio del equipo base, pero ¿será Löw el que dirija ese renacimiento? Esto estará por verse.


Anuncio