EN FOTOS: Violencia y desorden en partido de vuelta de Final de Libertadores River vs. Boca

El partido de vuelta de River Plate y Boca Juniors está suspendido de forma indefinida después que el autobús que transportada a Boca Juniors fue atacado con proyectiles que reventaron vidrios del camión. El autobús se dirigía al Estadio Monumental al momento que algunos aficionados de River Plate arrojaron gas pimienta a los jugadores.

Al menos dos jugadores fueron atendidos, al parecer por cortaduras producto de los vidrios, y transportados a un hospital. 

La posición de Boca Juniors es de no jugar el partido, según Darío Richarte, vicepresidente de Boca, a pesar de que el partido fue aplazado a las 6 p.m. (hora de Buenos Aires).

La Conmebol aún no suspende el partido oficialmente. 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°