Anuncio
Share
Futbol

Ramón Ramírez desea que América y Chivas acuerden en no traspasar jugadores

Ramón Ramírez
(Adam T. Bailey)

Habían pasado 19 años desde la última vez en que América y Chivas efectuaron un traspaso directo de jugadores, hasta que se concretó el fichaje de Oribe Peralta, proveniente de las Águilas al Rebaño Sagrado, el pasado 17 de junio.

En el 2000, Jesús Mendoza había dejado Guadalajara para llamar Coapa su nuevo hogar, en donde el ‘Chuy’ ganó un título en 2002 y otro en 2003, después de regresar de Monterrey, en donde también se coronó campeón.

Sin embargo, aunque esa fue la última vez que ambos clubes habían colaborado entre sí, el traspaso de Ramón Ramírez, quien era un referente en ese momento con el Rebaño, fue de los más polémicos y que disgustó a la afición rojiblanca.

“Para mí fue un golpe muy difícil, sobre todo en el tiempo en el que se dio”, dijo a HOY Deportes el legendario jugador, quien estuvo de visita en Los Ángeles impartiendo consejos a chicos aspirantes a futbolistas en un campamento de McDonald’s. “El traspaso de Oribe Peralta se da en el verano, te da más tiempo para entrenar, acoplarte, conocer a tus compañeros y uno quiere pensar que se le va a dificultar menos. Yo me fui en septiembre, estaba jugando una final con Necaxa y una semana después arrancaba el torneo”.

Ramírez recordó que al conocer de su posible salida, lo tomó como un simple rumor, pero tan pronto la directiva le confirmó que en realidad saldría de Chivas al América, sintió disgustó por cómo se dieron las cosas.

Anuncio

“Realmente sentía que estaba en una pesadilla porque solo unos días atrás estaba en un vestidor con la camiseta de las Chivas y ahora con el opuesto, con el acérrimo rival poniéndome la camiseta del América”, recordó. “No es nada sencillo”.

En el caso de Peralta, Ramírez explicó que las partes implicadas estaban de acuerdo mientras que en su caso, solo los equipos habían determinado su futuro sin su consentimiento.

“Por eso digo que no se pueden tomar los casos de la misma forma”.

Según Ramírez, el tratar de detener ese traspaso hubiera sido difícil porque el convenio entre los equipos ya había sido concretado.

Anuncio

“No es que le esté echando en contra del América, lo que estoy diciendo es que ojalá algún día ambas instituciones decidan ya no hacer ese tipo de movimientos por respeto a la afición”, señaló. “En el América me trataron de maravilla, solo estuve seis meses ahí y me quería quedar, por ese espíritu de revancha. Empecé bien en el cuadro azulcrema, después una lesión me impidió terminar. Yo quería la revancha pero me vendieron a Tigres”.

Tras salir de Tigres, una nueva oportunidad de regresar a Chivas se presentó y según el exjugador, fue recibido de gran manera.

“La mayoría de la gente reconoció lo que había pasado, tal vez un 10% no me lo perdonó o no entendió la situación”, explicó Ramírez. “El grueso de la afición de Chiva me recibió con los brazos abiertos. Yo jamás voy a pensar que él no reconozca lo que vivió en el América y seguro le tendrá cariño aún al América y hoy busca ganarse ese cariño con Chivas. Seguro viene ilusionado y él sabe porque en alguna ocasión ya vistió la camiseta de Chivas en una Copa Libertadores. Él sabe lo que es ponerse la camiseta de Chivas”.


Anuncio