La nueva Alemania no pasa de un empate ante Serbia

La nueva Alemania, tras el año maldito de 2018, no pasó hoy de un empate a un gol ante Serbia, aunque en la segunda parte tuvo ocasiones para obtener una victoria que sus delanteros no lograron concretar.

El seleccionador, Joachim Löw, había anunciado el comienzo de una nueva era y había hecho un énfasis en ello con el descarte de tres de sus campeones del mundo de 2014, Mats Hummels, Jerome Boateng y Thomas Müller.

Este miércoles quiso darle la responsabilidad a los jóvenes. De los veteranos en la primera parte sólo estuvieron Manuel Neuer e Ilkay Gündogan. En la segunda parte entraría Reus.

Alemania arrancó con una buena llegada que terminó en una buena ocasión del lateral derecho Lulas Klostermann, que jugaba su primer partido como internacional.

Después vino una segunda llegada, de Kai Havertz, y Alemania parecía haber entrado con confianza en el partido pero, en el minuto 12 y en el primer saque de esquina a favor de Serbia, Luka Jovic abrió el marcador de cabeza aprovechando un balón que le llegó de rebote tras pegar en la espalda de Spajic.

El gol en contra tocó al joven equipo alemán que siguió teniendo la pelota que hacía circular en la mitad contraria pero que también tenía dificultades para generar ocasiones.

A lo largo del primer tiempo, sólo dos veces Alemania se aproximó con verdadero peligro y ambas a través de Timo Werner. La primera, en el minuto 22, se originó con un robo de balón de Ilkay Gündogan en el centro del campo. Werner, tras recibir el pase de Gündogan, alcanzó al área pero el meta Dmitrovic cerró el ángulo y paró el remate con el pie.

La segunda ocasión la tuvo Werner en el minuto 36 cuando remató desde cinco metros a centro de Klostermann y se encontró otra vez con Dmitrovic que desvió a saque de esquina.

Serbia atacaba poco pero tuvo dos momentos de peligro, en el minuto 41, cuando Lajic remató por encima de la portería, sólo frente a Neuer, tras una buena jugada de conjunto y luego Milincovic, en el minuto 45, con un remate de cabeza tras un lanzamiento de falta.

A partir del minuto 60, Alemania ganó en profundidad, en buena parte gracias al ingreso de Marco Reus, en el minuto 46, por Havertz y de Leon Goretzka, en el 56, por Julian Brandt.

Las ocasiones empezaron a llegar. En el 59 Reus se encontró con Dmitrovic, en el minuto 65 Gündogan estuvo cerca, cuando su remate fue sacado de la raya de gol por un defensa.

Finalmente en el minuto 69 llegó el empate con un remate con la pierna derecha de Goretzka dentro del área, a pase de Reus.

Alemania tuvo luego varias llegadas que hubieran podido definir el partido -dos de Sané y una de Reus- pero Dmitrovic tuvo su noche.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°