Anuncio

Tú, a Australia; yo, a la Florida

Los pilotos españoles Fernando Alonso (i) y Carlos Sainz (d), durante una rueda de prensa. EFE/Archivo

Los pilotos españoles Fernando Alonso (i) y Carlos Sainz (d), durante una rueda de prensa. EFE/Archivo

EFE

Habituados los últimos años a verlos juntos en los circuitos, a partir de éste, sus seguidores se tendrán que acostumbrar a otra situación. Como la de los próximos días, en los que el español Fernando Alonso competirá en las 1.000 Millas de Sebring, en Florida (EEUU); y su compatriota Carlos Sainz en Melbourne (Australia), donde arranca el Mundial de Fórmula Uno.

El doble campeón mundial asturiano de Fórmula Uno, que se despidió, tras 17 campañas, de la categoría reina del automovilismo después de lograr los 32 triunfos que cuenta España en toda su historia -a lo que añade 97 podios, 22 ‘poles’ y 23 vueltas rápidas- disputará el próximo viernes, con Toyota, la sexta prueba del WEC, el Mundial de Resistencia. Dos días antes de que el piloto madrileño, que ocupará el asiento que Alonso deja libre en McLaren, afronte su quinta temporada en la F1 y dispute la primera de las 21 carreras de un Mundial que se cerrará el 1 de diciembre en Abu Dabi.

Alonso, de 37 años, encabeza junto al suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Kakajima -con los que comparte el Toyota TS050 Hybrid número 8- el WEC: siglas en inglés de un campeonato que el genio astur y sus compañeros lideran en la categoría principal (LMP1); con cinco puntos de ventaja sobre el otro coche del equipo nipón -el 7-, que pilotan el argentino José María ‘Pechito’ López, el inglés Mike Conway y el japonés Kamui Kobayashi.

Después de haber arrancado el año con victoria en las 24 Horas de Daytona -con el Cadillac del equipo Wayne Taylor Racing que integró junto a Kobayashi, al estadounidense Jordan Taylor y el holandés Renger Van Der Zande; en una prueba de otro campeonato, que no disputará: el IMSA-, Alonso vuelve a Florida para correr las 1.000 Millas de Sebring; la antepenúltima prueba de la ‘súper-temporada’ del WEC, un certamen que se completará con las dos carreras que se repiten, las Seis Horas de Spa-Francorchamps (Bélgica) -en mayo- y las 24 Horas de Le Mans (Francia) -en junio-: las dos que han ganado hasta el momento Fernando y sus colegas del Toyota Gazoo Racing.

Alonso apuntará el 26 de mayo a su gran reto del año: ganar las 500 Millas de Indianápolis (EEUU), con chasis de McLaren y motor Chevrolet, para convertirse en el segundo de la historia, después del inglés Graham Hill, en ganar la ‘Triple Corona’, que incluye triunfos en Le Mans y el Gran Premio de Mónaco de F1. Pero antes, intentará consolidar su liderato en el WEC en Sebring, una prueba que se acaba, como su propio nombre indica, cuando se cubran 1.000 Millas; o, en su defecto, se alcancen las ocho horas de carrera.

A diferencia de las pruebas de seis horas, el triunfo en Sebring otorga 32 en vez de 25 puntos; mientras que el segundo sumará 23, en lugar de 18. Motivo por el que la del viernes será de vital importancia para la resolución del campeonato.

Alonso, que ya lleva un par de días en Estados Unidos, en el simulador de las 500 Millas de Indianápolis de Charlotte (Carolina del Norte), afrontará los primeros entrenamientos en Sebring el próximo miércoles; una jornada antes de la calificación para la prueba del viernes, que arrancará por la tarde y concluirá a medianoche: a primera hora de la mañana del sábado, en horario español.

Después de haber sumado, durante sus primeras tres temporadas, más puntos que nadie en toda la historia de Toro Rosso, Sainz, de 24 años, compitió la pasada temporada, cedido por Red Bull, con Renault; y a partir de ésta correrá en una escudería en la Alonso pasó durante los pasados cuatro años un auténtico calvario, pero que no deja de ser la segunda más laureada de la Fórmula Uno, por detrás de Ferrari.

Carlos, que llegó a ser cuarto con un Toro Rosso en Singapur en 2017, afrontará de nuevo un campeonato de 21 carreras que incluye los Grandes Premios de España -el 12 de mayo, en Montmeló (Barcelona)- y México, el 27 de octubre, en Ciudad de México.

El hijo del doble campeón mundial español de rallys de idéntico nombre, cuyo compañero será el debutante británico Lando Norris y que volverá a contar entre sus rivales al mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez (Racing Point, antigua Force India), viaja este sábado hacia Melbourne. Su objetivo sigue siendo ser campeón del mundo, pero, de momento, se conforma, según explicó en una entrevista con Efe días antes de volar a Australia, con acabar la temporada en mejor situación de la que la empiece.

En el circuito semi-urbano de Albert Park, ‘Carletes’ afrontará a partir del viernes los entrenamientos libres; que se completarán el sábado, antes de la calificación que ordenará la carrera dominical.

Una prueba cuya salida se dará, en horario peninsular español, a las seis y diez de la mañana (05:10 horas GMT); aproximadamente a la misma ahora que, un día antes, concluirá la de Alonso en Sebring.

Por Adrian R. Huber


Anuncio