Share
Boxeo

Canelo Álvarez quiere enfrentar a rivales que tengan títulos que ofrecer

la-es-canelo-alvarez-quiere-enfrentar-a-rivale-001
(Golden Boy Promotions)

En un momento de exhalación en el vestidor, Canelo Álvarez extendió sus brazos en un sofá, rodeado de sus cinturones de campeonato en cada lado, contento de que el mundo del boxeo es suyo.  

“Eso es lo grandioso de ser el ‘hombre’”, dijo alguien que sabe bien eso, el promotor de Álvarez, Óscar de la Hoya.

La victoria por decisión unánime de Álvarez sobre Daniel Jacobs, el pasado sábado, en un combate por la unificación de peso mediano en el T-Mobile Arena, reforzó su caso como el número uno del boxeo libra por libra, lo que le provee todo a su favor en las próximas negociaciones para futuras peleas.

Sí, el rival más feroz de Álvarez, Gennady Golovkin, estaba ahí para verlo y casi desesperadamente presionó para una tercera pelea, todo esto, horas después de haber anunciado su nueva unión con el exentrenador de Wladimir Klistschko, Johnathon Banks.

Pero Golovkin, quien sintió el golpe financiero por haber perdido por decisión en septiembre contra Álvarez – su reciente acuerdo con DAZN vale menos que un tercio de lo que Álvarez firmó – tendrá que estar en línea con Canelo, sin importar lo que él le haga al menos favorecido Steve Rolls el 8 de junio en el Madison Square Garden.

Álvarez (52-1-2) ni siquiera mencionó el nombre de Golovkin en su conferencia de prensa después de la pelea, y mientras que el entrenador Eddy Reynoso dijo que espera que su peleador regrese al T-Mobile Arena el Día de la Independencia de México en septiembre, Reynoso dijo “no” cuando se le preguntó si el rival sería Golovkin, quien no tiene cinturón.

“Mi objetivo”, Álvarez enfatizó, “es pelear por un título”.

Álvarez tiene cuatro de ellos, después de capturar el cinturón de Jacobs de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Y tiene la flexibilidad de dejar que Golovkin se retuerza.

Golovkin trató de reconectarse con su previa posición de superioridad, enviando un tuit después de la pelea con una foto de él vistiendo lentes de sol entre los 20,203 aficionados que celebraban el Cinco de Mayo.

“No vi emociones, nada especial hoy”, escribió Golovkin sobre la victoria de Álvarez cuyos resultados fueron: 115-113, 115-113, 116-112. “Fue una buena sesión de sparring. Aburrida. Ellos debieron darle más a los aficionados”.

Fue incómodo.

No solo Álvarez mostró grandes mejoras en su defensiva y movimiento de cabeza para impresionar a Jacobs, Reynoso y sus aficionados, pero también confrontó a un campeón que le sobrepasó en peso, en por lo menos 15 libras, y demostró resistencia para contener el contraataque de Jacobs en la mitad de la pelea, que coincidió con el cambio de postura zurda.

“Estuve contento con todo en general”, dijo Álvarez después de haber barrido los primeros cinco rounds en dos de las tarjetas. “Sabíamos que nos adaptaríamos. Conectamos combinaciones. Estoy contento porque pudimos adicionar un título más, y seguiremos adicionando a nuestra historia”.

La pregunta es: ¿contra quién?

Álvarez notó que el hombre con el último cinturón de peso mediano que queda, Demetrius Andrade, el campeón de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), buscará defender su título el 29 de junio contra Maciej Sulecki en DAZN, lo que sería “muy cercano” para organizar una pelea de unificación en septiembre.

El promotor Eddie Hearn, quien se encarga de Andrade y Jacobs, dijo que “nos encantaría” tener un combate en Inglaterra enfrentando a Álvarez contra el campeón supermediano Callum Smith.

“Canelo ha expresado interés en pelear en Inglaterra y quiere pelear en México. Canelo tiene muchas opciones. No hay nadie que él no quiera enfrentar”, dijo De la Hoya. “Los deseos de Canelo son el de unificar los cinturones de peso mediano. Golovkin y Andrade están aquí [en la arena] tocando a la puerta de Canelo. Nos sentaremos para pensarlo y hacer la decisión correcta”.

El socio de De la Hoya, el presidente de Golden Boy Promotions, Eric Gómez, hizo eco, “es una gran posición. Canelo es el rey ahora mismo. El cielo es el límite. Él quiere todas las mejores peleas. Si es Golovkin, entonces nos sentaremos y hablaremos de eso”.

El mejor partidario para una tercera pelea consecutiva en septiembre será DAZN, que le pagó a Álvarez $365 millones por un acuerdo de 10 peleas y está en busca siempre de nuevos subscriptores, que esperan alcanzaran 1 millón cuando pelee Golovkin el 8 de junio.

Sus primeras dos peleas con Álvarez generaron 2.4 millones de compras por Pago por Evento en HBO, y con DAZN cobrando $19.99 por un mes o $99 por un pase anual – mucho menos que el modelo de PPV – grandes eventos como Álvarez-Golovkin III son una necesidad para atraer más subscriptores.

“Si los aficionados quieren ver Canelo-GGG III, entonces esa es la pelea que queremos hacer”, dijo Joseph Markowski, el vicepresidente ejecutivo de operaciones de Norteamérica de DAZN. “Gennady tiene que hacer su parte en junio y entonces reuniremos todas las partes para hablar acerca de septiembre”.

Mientras tanto, Jacobs (35-3) intentará moverse a la división de los supermedianos después de no cumplir con el peso límite estipulado después del pesaje oficial de 170 libras – 10 libras arriba del límite del peso mediano.

“Solo rehidratándome con agua, subí a 170, y definitivamente necesitaba comer más allá de eso”, dijo Jacobs cuando pesó 173.6 libras en la mañana del sábado y ser multado $1 millón. “Tal vez llevaría mis talentos a la división de los supermedianos. Estoy muy feliz de haber actuado al más alto nivel. Aun pienso que puedo tener una carrera que puede crecer”.