Anuncio
Share
Boxeo

Vivir en Sur Centro no fue un impedimento para Diego Pacheco ser boxeador profesional

(Jad El Reda)
Los Ángeles

Los padres de Diego Pacheco tenían muy en claro que vivir en Sur Centro de Los Ángeles poseía un alto riesgo para el crecimiento y desarrollo de sus hijos. Por esa razón, decidieron mantener a Diego y sus hermanos ocupados la mayor parte del tiempo en actividades deportivas y alejados de cualquier situación que les permita considerar las pandillas o exponerse a las drogas.

Gracias a la influencia de su padre, Pacheco es ahora un apasionado del boxeo y el resultado de tanto trabajo, desde los 10 años, está pagando dividendos, pues el tercero de cuatro hermanos, acaba de firmar con la promotora Matchroom Boxing, de Eddie Hearn, a principios de octubre para iniciar su carrera como profesional y ser parte del grupo de boxeadores que tendrán acción en las pantallas de DAZN.

“Era difícil ver a mis primos metidos en problemas, en cosas negativas”, dijo Pacheco a HOY Deportes. “Mi papá trataba de mantenernos ocupados y alejados de todo eso mientras crecíamos, entonces hizo un buen trabajo, no me metía en problemas por eso. Veía como mi tía sufría por mis primos, estaban metidos con problemas con la policía”.

Debido a los resultados obtenidos durante su tiempo como amateur, el hijo de mexicanos ha sido considerado como uno de los prospectos de peso mediano más importantes de Estados Unidos y México en 2017 y uno de los mejores en el ranking amateur. Aunque por el momento solo puede pelear profesionalmente en Nevada y Texas por su edad, debutará en Las Vegas en noviembre con un rival que aún no se determina.

El angelino de 17 años, 6’4” y 160 libras, tiene doble nacionalidad y fue seis veces campeón en Estados Unidos y dos veces en México. Actualmente entrena con Rudy García en el TG Boxing Gym.

“Paso a paso quiero alcanzar mi meta de ser campeón mundial profesional”, dijo el boxeador de postura ortodoxa. “En el primer año quiero tener muchas experiencias, el camino como profesional es distinto al del amateur.  Cuando peleé en México, el estilo era diferente, fue una gran experiencia, son más agresivos. Les pegas duro y aún así te siguen buscando, no caen tan fácilmente. Creo que fue lo que me ayudó a crecer más como peleador”.

Como amateur tuvo más de 75 peleas. Su primer título lo consiguió en los Silver Gloves Nationals (en dos ocasiones), además participó en los Junior Golden Gloves una vez y el USA Nationals una vez. También estuvo en los Junior Olympics y en  México en la Olimpiada Nacional.

Pacheco dijo que con la orientación de García, además de sus padres, espera lograr grandes cosas como cuando decidió incursionar en México.

“Quise mantenerme diferente que los boxeadores que están empezando acá, buscaba los primeros lugares en México”, comparó.  “Allá no es nada fácil, me acuerdo que les pegaba con mucha fuerza y no caían (risas), gané y aprendí mucho también”.

García, quien lleva tres años entrenando a Pacheco en su gimnasio, dijo que optó por entrenar a su pupilo por la disciplina demostrada además de las características físicas y técnicas del boxeador.  También dijo que entendió las preocupaciones del padre de Pacheco de querer mantenerlo a él y a sus hijos alejados de los problemas que podría enfrentar en las calles de Sur Centro. 

“En esta área de Sur Centro, especialmente en mis tiempos era difícil de ser parte de algo así”, recordó García, quien vio su carrera como boxeador truncada rápidamente por las decisiones equivocadas que tomó desde joven. “Uno a veces se quiere sentir de ser parte de algo y por eso decidí que quería tener mi gimnasio aquí para que ellos tengan dónde ir, ser parte de un equipo y ser de una familia. Nadie me guio y por eso quiero ser esa guía para ellos”.

García dijo que empezó desde los 13 o 14 años en las pandillas y fue el boxeo lo que lo ayudó para alejarse poco a poco de la vida pandilleril, sobre todo cuando vio a algunos de sus amigos morir a temprana edad o ser encarcelados.

“Llegan decisiones que tal vez no piensas bien y por eso terminé teniendo hijos muy pronto, además me junté con mi novia”, explicó. “Eso me sacó del boxeo, pero también de la calle”.

García también entrena a su hijo mayor, Rudy Jr., quien se convirtió en profesional en 2016 y recientemente peleó en el The Belasco, en donde venció a David Pérez para mantener su marca perfecta al alcanzar su noveno triunfo.

Con respecto al por qué decidieron empezar la carrera de Pacheco antes de los 18, García señaló que su manejador, Tim VanNewhouse de Split-T Management y su nueva promotora, entienden que el mexicoamericano necesita más tiempo para desarrollarse y están dispuestos a colaborar dándole tiempo y el apoyo necesario en ese aspecto.

“Está creciendo y va mejorando poco a poco”, detalló García. “Muchos dicen que por qué lo estamos haciendo debutar como profesional tan temprano, pero viendo nuestras opciones, nos dimos cuenta que lo van a dejar seguir dejándolo crecer. Diego es diferente, es serio, muy atento y dedicado… todo eso me gustó de él y por eso quise dedicarle más tiempo. Está grande y es fuerte, son muchas ventajas que él tiene”.

Sigue a Jad en Twitter, Instagram y Facebook: @jadelreda


Anuncio