Anuncio

Tijuanense Abel Sánchez, autor del ‘estilo mexicano’ de Golovkin

El autor del "estilo mexicano" de Golovkin Tijuanense Abel Sánchez habló de cómo se originó su relación con la sensación del boxeo "GGG".
El autor del “estilo mexicano” de Golovkin Tijuanense Abel Sánchez habló de cómo se originó su relación con la sensación del boxeo “GGG”.
(CORTESIA)

La química entre un mexicano y un kazago no pudo ser más explosiva.

El tijuanense Abel Sánchez, exentrenador de Miguel Ángel González, estaba a punto de retirarse del boxeo cuando Gennady Golovkin llegó para revivir su carrera.

En 2001, Sánchez, quien también trabajaba en construcción, compró unos terrenos en Big Bear, ciudad donde había entrenado con González en 1996, y comenzó a construir.

Al principio tenía planeado prestarle la casa de Big Bear a sus amigos que trabajan con él en construcción. Ya no quería seguir en el deporte. Pero al poco tiempo, sus conexiones en el pugilismo comenzaron a mandarle boxeadores para entrenar.

“Entonces era difícil decirles que no”, indicó Sánchez, quien abrió su gimnasio de 4,000 pies cuadrados en 2008.

Hasta que en 2010, llegó una llamada que le dio un segundo respiro en su carrera.

“El mánager de Golovkin me dijo que querían subir a la montaña y conocerme. Ya habían ido al Wild Card (Hollywood), a Oxnard con Roberto (García) y a Las Vegas. Golovkin estaba buscando un lugar para poder entrenar y acoplarse con un entrenador”, explicó el exentrenador de Terry Norris a HOY Deportes.

“Gennady trajo unos videos, los mánagers se fueron a ver la ciudad y como que nos miramos y comprendimos lo que los dos queríamos y cenamos esa noche. Desayunamos la siguiente semana. Entonces me dijeron ‘nos vemos en los siguientes meses’”, indicó Sánchez, quien al principio no creyó que Gennady y su equipo volverían.

Entonces, Sánchez contó que esa noche buscó más sobre el pugilista de Kazagistán.

“Me di cuenta que era un tremendo boxeador… tenía como 350 peleas como amateur. Medallista de plata”, señaló.

Al poco tiempo le llamaron.

“Me dijeron, ‘mañana llega Gennady a las 2 p.m. , ¿lo puedes recoger para llevar a entrenar?’ . Y no lo creía… empezamos a trabajar, nos acoplamos mucho. Le prometí que lo podía llevar a estas alturas si me daba el tiempo”, expresó.

“Big Bear le recordó mucho a su infancia. El gimnasio privado, un entrenador que iba a estar para él nada más”, dijo Sánchez.

Desde que firmó con K2 Promotions y se unió con Sánchez, Golovkin ha barrido con todos sus oponentes en este lado del hemisferio.

“Le enseñé el video de Edwin Rosario y Julio César Chávez padre y le prometí que si en tres años se enfocaba y me daba todo, yo le iba a convertirlo en un Julio César Chávez”, indicó.

Golovkin es el campeón de peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo y Organización Internacional de Boxeo y uno de los pugilistas más temidos. Tiene un porcentaje de nocaut de 90.63 y se ha convertido en una sensación en Estados Unidos gracias a su sonrisa contagiosa, su brutalidad para terminar a sus rivales y su desgarradora historia.

Golovkin es de padre minero ruso y sus dos hermanos, Sergey y Vadim murieron en combate sirviendo a la fuerza armada rusa.

Entre todos sus campeonatos como amateur, destacan la medalla de plata en Atenas 2004 y sus medallas de oro en los campeonatos mundiales de 2003 y los Juegos Asiáticos 2002, así como los Campeonatos Asiáticos en 2004.

Este próximo 16 de mayo enfrenta a Willie Monroe Jr. en el Forum de Inglewood.

“Hoy en día le digo que brinque y él me pregunta ¿qué tan alto?”, señala Sánchez, quien dice que no tiene problemas para comunicarse con Golovkin.

“Hablamos el idioma del box. En el gimnasio le hablo en español también, le digo ‘tiempo’, ‘uno más’, ‘vámonos’”, indicó.

Sánchez contó que lo más importante sobre ‘GGG’ fue su nobleza y su mente abierta para aprender. “Hay muchos buenísimos pero no se dan para desarrollar a uno como entrenador. Tenemos que pensar 3 o 6 años hacia adelante”, dijo Sánchez.

El entrenador comentó que será aún más difícil para ellos encontrar peleas en el futuro pues pocos lo quieren enfrentar.

“Lo malo de Golovkin es que tiene 32 años, solamente nos queda pocos años, unos cuantos años para abarcar los méritos que quiero que tenga”, aseveró.

“No podemos forzar a Cotto a que se suba. Chávez tampoco”. “Hacemos concesiones de menos dinero, no nos importa para subirnos al ring para darle la pelea al público que merece el público”.

“Cotto nunca va a pelear con Golovkin. Él sabe que lo noquean, Freddy sabe que lo noquean. Sabe que no le queda mucho así que van a tratar de ganar más peleas que le quedan”.


Anuncio