Anuncio
Share

‘Canelo’ mejora y tiene tiempo para Golovkin

(Al Bello / )

Saúl Álvarez respondió a las preguntas de los reporteros con una dosis pronunciada de alivio el sábado por la noche tras su victoria ante Miguel Cotto.

“Me siento muy orgulloso de lo que hice… fue de mucha experiencia para mí. Para todo mi país, para la gente a mi alrededor”, dijo el nuevo campeón de peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Luego dijo algo muy interesante.

“Quise dejar en claro que tengo a los mejores entrenadores del mundo”, expresó el pugilista que venció por decisión unánime al boricua en el Mandalay Bay de Las Vegas.

Álvarez, no solamente tenía la presión de ganar en la segunda pelea más importante de su carrera tras el doloroso fracaso en contra de Floyd Mayweather en 2013, sino que sus entrenadores estaban “tambaleándose” en caso de no dar una buena actución.

Bajo José ‘Chepo’ Reynoso y Eddie Reynoso, Álvarez no encontró la fórmula para hacerle daño a Mayweather hace dos años. Entonces, los Reynoso estaban también bajo prueba la noche del sábado en contra de un campeón experimentado y uno de los mejores entrenadores en la actualidad, Freddie Roach.

Y Álvarez mostró mejoría. A sus 25 años de edad, el mexicano no se ha estancado y mostró mejor movimiento a la defensiva, fue menos robótico y pudo esquivar varios golpes del boricua.

“Desde los primeros asaltos me sentí superior en pegada, obviamente tenía presión, tenía presión de ganar. Quizá pude presionar más, pero me sentí muy bien”, aceptó el tapatío.

Al final de cuentas, la juventud del mexicano fue vital en la victoria pues cada vez que apretaba el ritmo de pelea, Cotto daba marcha atrás y evitaba el enfrentamiento.

Si algo podemos reprocharle a ‘Canelo’, es que pudo haber presionado un poco más pero, al igual que ante Mayweather, decidió no emplearse a fondo.

Tras su victoria, el nombre que salía de la boca de los aficionados del boxeo era Gennady Golovkin, un hombre que ha aniquilado por nocaut a 20 hombres de forma consecutiva. Este campeón también de peso mediano de la Asociación Mundial de Boxeo y Federación Internacional de Boxeo, es con el que el que se consagraría como el “mejor libra por libra”.

“Golovkin es un gran peleador, es un gran amigo mío, lo conozco pero estoy dispuesto a subirme al ring y pelear otro 12 rounds”, dijo el mexicano con mucha seguridad.

El hombre que puede hacer que ese pleito suceda es Óscar de la Hoya, el promotor que tartamudeó antes de decir que “absolutamente, esa pelea se dará”.

Pero no hay prisa. Álvarez, cuyas ganancias para esta pelea fueron de $5 millones, debería aguantar un poco más antes de enfrentar a un rival que hoy por hoy, es mejor que él. Los promotores de Álvarez cometieron un error al entregarle a un ‘Canelo’ muy inmaduro a Mayweather, quien prácticamente lo llevó a la escuela. Es un error que no piensan cometer de nuevo.

El tapatío cada vez se ve más maduro, menos predecible y parece sentirse más cómodo en el trono que De la Hoya le tiene preparado como el “mandamás del boxeo”.

Álvarez, gracias a su juventud y su tremendo poder de convocatoria, tiene la sartén por el mango.

El sábado, 11,274 personas compraron boletos para verlo en el Mandalay Bay, y se espera que se haya registrado más de un millón de ventas de Pago por Evento.

Álvarez tiene dos excusas relativamente buenas para no enfrentarse a Golovkin inmediatamente. El primero es que fue un campeón en un peso pactado de 155 libras. Pelearle a Golovkin significaría subir a las 160 libras, concediendo mucha ventaja.

“Si hacemos esa pelea va a ser en mi peso…yo soy campeón, no tengo que hacer lo que él diga”, expresó Álvarez.

El otro detalle es que Golovkin, a pesar de que goza del respeto del público conocedor al boxeo, no tiene poder mediático. En octubre pasado, solo logró 150,000 ventas de Pago por Evento, por lo que probable que lo veamos en otras contiendas para “calentar” una mega pelea.

“Voy a agarrar una página del libro de mi mentor Bob Arum: ‘Lo tienes que dejar marinar’”, aseguró De La Hoya.


Anuncio