Anuncio
Share

Abner Mares le demuestra más respeto a Santa Cruz durante la promoción del duelo de revancha

(Cortesía)

A comparación del primer duelo ante Leo Santa Cruz en 2015 , en donde Abner Mares tomó el papel de villano, para la revancha de este 9 de junio, el tapatío ha optado por guardarse la pólvora para el ring y respetar a su rival.

“Ante Leo no puedo ser el chico malo. No puedo decir que le voy a dar una paliza”, dijo el monarca de peso pluma del AMB durante una conferencia prensa este martes. “Leo es una gran persona y es humilde. Podría decir lo que le voy a hacer, pero prefiero dejar que mis puños y cerebro hagan todo el trabajo”.

Esta postura no es sorprendente pues en está ocasión tiene mucho que probar.

En la primera cita, tras decir que Santa Cruz solo se había enfrentado a rivales de poca categoría, fue superado claramente y cayó por decisión mayoritaria.

Aunque en ese tiempo el tapatío no aceptó la derrota, ahora ya puede ver porqué perdió y solo piensa en la reivindicación cuando se vuelvan a ver las caras en el Staples Center de Los Ángeles.

“No me preocupa la decisión de la primera pelea. Creo que conectó golpes más limpios pero definitivamente fue una pelea cerrada”, contó. “Quedé contento con mi desempeño en cuanto al espectáculo que brindé. Ahora estoy enfocado en la revancha”.

Pero entre los elogios para el ‘Terremoto’, Mares (31-2-1,15 KOs) sutilmente le lanzó un dardo para mostrar que las cosas van en serio.

“Siempre he visto fallas en la forma de pelear de Leo, las cuales creo que puedo aprovechar”, indicó. “Solo se trata de que pueda ejecutar el plan perfecto. Siento que no hay manera de que pueda perder este combate”.

Por su parte, Santa Cruz no le dio mucha importancia a esas palabras.

“Uno puede decir lo que sea, que le miro fallas, que le miro esto, que yo sé cómo ganarle”, expresó. “Pero ya cuando uno está arriba del ring, uno lo que quiere es pelear. Se pierde uno y no hace lo que entrenó”.

Para la revancha, el ‘Terremoto’ (34-1-1, 19 KOs) pronóstico que le va a repetir la dosis al tapatío, sin embargo, señaló que está vez lo hará de una manera diferente.

“Vamos a ser más inteligentes. En la primera pelea durante los primeros rounds, no hice lo que mi papá me estaba mandando a hacer”, explicó el originario de Huetamo, Michoacán. “Después que hice lo que me indicaba, ganamos los rounds más fáciles y lo empecé a boxear, y así gané la pelea”.

Pese a que en este duelo estará de por medio su Super Campeonato de peso pluma de AMB y el derecho de poder proclamarse el indiscutido rey de Los Ángeles si vence a Mares una vez más, Santa Cruz carga una motivación mucho más personal.

Desde hace dos años su papá y entrenador, José Santa Cruz, ha estado en una batalla dura contra el cáncer. El púgil señaló que en este momento la enfermedad está en remisión pero que Don José todavía está sufriendo físicamente. Al verlo en esta condición, Santa Cruz reconoce que lo afecta pero no lo merma. Sabe que su padre tiene su propia batalla que quiere ganar.

“Todo el día se la pasa con dolor en el cuerpo. A veces está conmigo en gimnasio y no aguanta el dolor y se va a dormir. Pero él siempre quiere estar ahí empujándome”, reveló. “Le digo que se quedé en la casa, pero me dice que si lo hace se va a rendir, lo que lo motiva es el ir al gimnasio”.

“Mirándolo así es triste pero también es una motivación a la misma vez. Le demuestro que si yo le echó ganas y también le puede echar ganas”.


Anuncio