Anuncio

Fury vs. Wilder fue un nocaut de la piratería

(Mark J. Terrill / AP)

De acuerdo a reportes preliminares de la contienda del 1 de diciembre entre Tyson Fury y Deontay Wilder, la cual terminó en un polémico empate, se estima que la contienda tuvo alrededor de 300,000 compras de Pago por Evento (PPV, por sus siglas en ingles).

Pero de acuerdo a Muso, una compañía global de tecnología, especializada en proveer datos sobre la piratería, y soluciones para combatirla, la contienda del pasado sábado atrajo a una audiencia de casi 10 millones que vio la pelea por un sitio ilegal. Así lo reportó John Glenday de The Drum.

La señal, que costaba $74.99 en Estados Unidos, estaba transmitiéndose en 133 servidores y 80 enlaces de YouTube en vivo, según el reporte.


Anuncio