Anuncio
Share

Mares: la gente te recuerda por tu última pelea, no por tus campeonatos

Abner Mares tiene casi un año desde que peleó por última vez. El mexicano perdió por decisión unánime ante Leo Santa Cruz en agosto de 2015. Y aunque Mares dice que asimiló bien esa última derrota, el pugilista azteca dice que los aficionados del boxeo lo ven como un peleador derrotado.

“Es triste, en el boxeo te recuerdan por tu última pelea, no por tus campeonatos, ahorita la gente me recuerda como un peleador que perdió”, dijo el campeón del mundo en tres diferentes divisiones.

Mares (29-2-1, 15 KOs) irá en busca de su cuarta corona mundial este próximo 25 de junio en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, cuando se enfrente al argentino Jesús Cuellar (28-1, 21 KOs) por la corona de peso pluma de la Asociación Mundial de Boxeo. La contienda es protagonizada por el duelo estelar entre Keith Thurman y Shawn Porter. La pelea será transmitida por CBS.

Mares ve el enfrentamiento ante Cuellar como un duelo de “vida o muerte” para su carrera, pues las derrotas ante Johnny González y Santa Cruz fueron un retroceso en su trayectoria.

“Cada pelea yo la veo como mi última pelea, uno nunca sabe lo que pueda pasar. Se puede decir que es de vida o muerte. Me puede revivir mi carrera o me puede matar mi carrera, pues ya está medio apagada”, aceptó Mares.

El nacido en Guadalajara lleva entrenando por lo menos cuatro meses en Riverside con su nuevo entrenador, Robert García. Estaba programado para enfrentar a Fernando Montiel en marzo pasado pero la velada completa fue cancelada tras un accidente automovilístico que sufrió el protagonista de la velada, Thurman.

“Estuve muy triste, quería pelear, estaba listo, estaba a dos semanas de la pelea y se canceló. A mi edad es difícil de dejar los años pasar”, expresó.

El exolímpico mexicano dijo que ha sentido muy buena química con García, pues es un “buen comunicador”.

“La clave para ser un buen entrenador, es la buena comunicación, tiene muy buena comunicación con todos, tiene la experiencia de boxeador, de entrenador, experiencia de entrenar campeones mundiales, no todos los que fueron buenos boxeadores, son buenos entrenadores”, expresó.

Mares dejó a Clemente Medina, su entrenador durante la mayor parte de su carrera, tras la pelea ante Santa Cruz, en donde el tapatío dijo que tuvieron un mal plan de pelea.

“Nos apagamos, no supimos que hacer, no supimos cómo hacer el cambio”, indicó Mares.

El pugilista de 30 años de edad calificó esta etapa de su carrera como “bonita”, aunque ya comienza a pensar a largo plazo.

“Se puede decir que es el final de mi carrera, espero quedarme unos tres o cuatro años en el boxeo”, indicó.

“Tengo que verme como un papá, un hombre de la casa, a disfrutar de la familia, me lo debo y se lo debo a ellos. He invertido bien mi dinero y vivir de los frutos que me ha dado esta carrera, quedarme en el boxeo como mánager, o dirigente de peleadores, no como entrenador”, agregó.

El olímpico de Atenas 2004 dijo consideró como “injusta” la decisión de permitir peleadores profesionales en Río, porque “le apaga el sueño a los jóvenes y niños”.

“Yo me pongo en su posición, en mi tiempo, cuando fui olímpico, si un profesional me hubiera quitado la oportunidad lo hubiera visto como injusto. A un profesional ya le pagan, uno como amateur quiere llegar a ser profesional, le quitarían esa experiencia”.


Anuncio