Anuncio
Share

Abner Mares dice que perdió el piso

Abner Mares.
Abner Mares.
(Eduard Cauich-HOY)

El excampeón del mundo Abner Mares solamente ha peleado una vez desde aquella derrota por nocaut en el primer asalto ante Jhonny González. Fue una victoria por decisión unánime ante Jonathan Oquendo en el MGM Grand en julio pasado.

Pero muchas cosas han pasado por su mente desde ese entonces, en el que ha recapacitado y espera que vuelva como un mejor pugilista el sábado, 13 de diciembre, cuando enfrente a José Ramírez (25-4, 15 KOs) en la función que protagonizarán Devon Alexander y Amir Kahn en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada. La cartelera será televisada por HBO.

En una entrevista con HOY Deportes, Mares habló de su regreso con el entrenador Clemente Medina, a quien había dejado después de su derrota contra González en 2013 para irse con Virgil Hunter. El ex campeón de peso pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) anunció hace unas semanas que regresaría con Clemente, con quien obtuvo tres coronas mundiales.

También, el boxeador tapatío reconoció que su campeonato mundial e invicto en 26 peleas le hizo perder piso.

“Aprendí a valorar mi deporte, hubo un tiempo en el que me creía más de lo que era y dejé de valorar y buscar esa hambre (de victoria)”, dijo Mares, de 29 años de edad. “Pero esa hambre ya ha regresado”.

Mares ha vencido a varios oponentes de calidad como Daniel Ponce de León, Anselmo Moreno, Joseph Agbeko, Vic Darchinyan, entre otros.

Pero tras su sorpresiva derrota ante González decidió irse con Hunter, un entrenador que iba a mejorar su defensa, pero luego el mismo Mares señaló que pelear bajo Hunter “no era su estilo” pues tenía que abandonar su estilo de fajador.

Bajo la dirección de Hunter, quien también entrena a Kahn y Andre Ward en Oakland, Mares tenía que viajar a San Francisco, mientras que con Medina entrena en Bell Gardens.

“Con Virgil Hunter aprendí mucho. Cuando le digo al mismo Clemente lo que aprendí, él lo acepta. Es lo que me gusta de Clemente, que tiene la humildad de preguntar lo que aprendí ahí. Aprendimos sobre la distancia y lo aplicamos al estilo que ya tenemos”, expresó Mares.

“Quería estar cerca de la familia, quería estar cerca de mi esposa, la hermandad”, añadió el peleador al hablar de su regreso con Medina. Mares iba a enfrentar nuevamente a González en 2013 pero tuvo una lesión de costilla lo forzó a suspender la contienda.

“Yo sabía que Abner iba a volver porque como amigos que somos, él me pidió permiso y me dijo que él se quería ir a ver otros horizontes y yo no estaba muy de acuerdo”, señaló Medina, de 59 años.

“Antes de irse yo le dije: ‘Mares hemos sido campeones cuatro veces mundiales (le ganó a Darchinyan el campeonato de plata)… y hemos hecho un buen trabajo, la última pelea que tuvimos la perdimos. Pero esa pelea fue de un solo round’”, agregó Medina.

El rival del 13 de diciembre, Ramírez, viene de una derrota ante Vasyl Moachenko en octubre de 2013 cuando cayó en cuatro asaltos. Ramírez vive en Oxnard pero es nacido en Mazatlán, Sinaloa, México.


Anuncio