Anuncio

Leo ‘Terremoto’ Santa Cruz tratará de vengar la única derrota de su carrera

(ESTHER LIN / ESTHER LIN/SHOWTIME)

El sábado, el púgil mexicano Leo ‘Terremoto’ Santa Cruz tratará de vengar la única derrota de su carrera y recuperar su Supercampeonato de peso pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) cuando se mida al irlandés Carl Frampton en el MGM Grand Arena de Las Vegas.

En el primer choque en julio pasado en Brooklyn, Frampton se llevó la victoria por vía de una decisión en una vibrante contienda que fue candidata a la Mejor Pelea de 2016.

“Tengo esa derrota en mi cabeza”, dijo Santa Cruz (32-1-1, 18 KOs), quien siente que tiene mucho que probar. “No solo quiero ganar para mí, quiero hacerlo por todas las personas que han dudado de mí. Una vez gane esta pelea y les muestre que estaban equivocados, entonces estaré orgulloso de mí mismo”.

Antes del descalabro ante el irlandés, el ‘Terremoto’, exmonarca en tres divisiones distintas, había ganado 11 peleas de campeonato mundial al hilo y era considerado el mejor campeón azteca de la actualidad. En agosto de 2015 conquistó el triunfo más grande de su carrera de más de una década venciendo a su compatriota Abner Mares en el Staples Center de Los Ángeles.

A comparación del primer duelo, en esta ocasión Santa Cruz sí pudo contar con su padre y entrenador, José Santa Cruz, quien se perdió la cita de julio debido a su batalla con el cáncer, para su preparación. El ‘Terremoto’ atribuyó su revés a la ausencia de Don José pues su enfermedad lo mermó emocionalmente y lo privó del cerebro de su esquina.

“[Mi papá] siempre ha señalado y corregido mis fallas durante los entrenamientos. Creo que el poder tenerlo para todo mi campamento va a hacer mucha diferencia. Me va a empujar más”, manifestó el originario de Huetamo, Michoacán.

Frampton (23-0, 14 KOs) por su cuenta, no solo quiere repetirle la dosis a Santa Cruz, también lo quiere hacer de una manera categórica, ya que siente con que no lo se lo dio mucho crédito tras vencerlo en la primera pelea.

“Realmente quiero probar que no fue una casualidad. Por el internet veo que hay gente que dice que tuve suerte o que Leo hubiera ganado si su padre hubiera estado con él durante toda su preparación”, aseveró el peleador de Belfast. “Pero pienso que lo mejor está por venir para mí. He tenido mi mejor campamento, creo que voy ganar este combate de una manera convincente”.

El invicto campeón, que fue nombrado el Peleador del Año de 2016, estará sosteniendo su segunda contienda en la división de las 126 libras tras pasar la mayor parte de su trayectoria siete años peleando como supergallo (122 libras), peso en donde ganó los títulos de la Federación Mundial de Boxeo (FIB) y de la AMB.


Anuncio