Anuncio
Share

A Golovkin YA NO le pregunten de Canelo

(GETTY IMAGES)

Usualmente ante los medios de comunicación el triple campeón de peso mediano Gennady ‘GGG’ Golovkin es jovial y cordial.

Pese a su limitado inglés trata de responder cada pregunta lo mejor que puede. Aunque vive su carrera de una manera muy intensa, sabe bromear y lucir su electrizante sonrisa fuera del ring.

Sin embargo, parece que alcanzó su límite.

Esta semana durante un evento de cara a su pelea del 5 de mayo contra Vanes Martirosyan en el StubHub Center de Carson, ‘GGG’, de 36, no quiso contestar nada que tuviera que ver con Saúl Álvarez.

Tal vez fue la frustración de ver cancelada su segunda contienda contra el mexicano después de que este fue suspendido por dar positivo a la sustancia prohibida de clembuterol.

O tal vez fue por qué durante los últimos tres años cada vez que ha tenido un micrófono enfrente, le toca compartir reflectores con el pelirrojo sin que él esté presente físicamente.

“En serio, no estoy pensando en Canelo ahorita”, respondió el kazajo ante la primera pregunta sobre el mexicano, aunque luego aseguró que está dispuesto a enfrentarlo cuando cumpla con su sanción de seis meses.

En la segunda, empezó a contestarla, pero su enfado ya era notable y no terminó.

Y tras la tercera, ya estaba harto.

“En serio muchachos, no quiero hablar de él, su equipo, o esa situación”, exclamó.

Los reporteros renuentemente respetaron su deseo y dejaron el tema de Álvarez para otra ocasión.
Minutos después, ya más tranquilo, Golovkin (37-0-1, 33 KOs) regresó a la normalidad.

Al preguntarle sobre qué tan peligroso es enfrentar a un rival con poco tiempo de anticipación-la pelea con Vanes apenas se firmó la semana pasada- ‘GGG’ se sonrió.

“Así es la vida, todos los días corres peligro”, dijo a HOY Deportes. Su carismática manera de responder hizo estallar de risa a todos los reporteros que lo rodeaban.

Ya hablando específicamente de su rival en turno, quien al igual que él también participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Gennady le mostró mucho respeto pese a que en el papel no luce como un reto de mucho riesgo.

Martirosyan (36-3-1, 21 KOs), nacido en Armenia pero criado en Glendale, no pelea desde hace dos años cuando perdió contra el cubano Erislandy Lara. Ha perdido tres de sus últimas seis contiendas; todas fueron ante contrincantes de categoría como Lara, Jermell Charlo y Demetrius Andrade.

Y para el duelo con Golovkin subirá a la división de las 160 libras tras hacer la mayor parte de carrera en las 154. El kazajo por su parte peleó por última vez en septiembre ante Canelo en un choque que terminó en un polémico empate.

“Él es un peleador de verdad, no tiene miedo” comentó ‘GGG’ sobre Vanes Martirosyan. “No es una pelea fácil para ninguno de los dos. Pese al poco tiempo, creo que está listo, se ve tranquilo. Vamos a dar un gran espectáculo. No sé si va a ser corto o largo, solo Dios lo sabe”.

“Vanes tiene buena experiencia amateur, profesional y de vida. Es alto, va a estar peleando en casa. No será fácil”.

Golovkin también contó que se aferró a pelear el 5 de mayo porque ya le urgía regresar a la actividad pues planea efectuar un combate este septiembre, el cual seguramente será ante Álvarez.

“No podía perder está fecha y querer pelear en septiembre tras un año sin hacerlo”, explicó.


Anuncio