Anuncio
Share

Gennady Golovkin: Canelo no me quiere ver a los ojos   

(GETTY IMAGES)

Usando términos futboleros, se puede decir que la revancha entre Saúl Álvarez y Gennady Golovkin se concretó en tiempo de compensación.

La promotora de Canelo, Golden Boy Promotions, le había dado hasta el mediodía del miércoles de la semana pasada a ‘GGG’ (38-0-1, 34 KOs) y su equipo para que aceptaran su última oferta.

El campeón de peso medio del CMB y AMB llevaba a tres semanas exigiendo una bolsa de 50-50 pues él tiene los títulos y sintió que se le debía compensar debido a que el positivo del pelirrojo por causa del clembuterol echó a perder la revancha original que estaba programada para mayo. La gente del mexicano le ofreció 57.5-42.5.

Al llegar el tiempo límite, parecía que la cita estaba muerta ya que el monarca no cedió terreno.

Sin embargo, considerando todo el dinero que estaba en juego, el presidente de Golden Boy, Eric Gómez, y Tom Loeffler, el promotor de ‘GGG’, siguieron negociando y el kazajo finalmente aceptó una bolsa de 55-45. Para la primera contienda, la cual terminó generando 27 millones de dólares en taquilla y 1.3 millones de ventas de PPV, aceptó una bolsa de 65-35.

Loeffler contó que la única cosa en disputa en las negociaciones eran los términos financieros. La sede del combate nunca estuvo en la mesa, Álvarez (49-1-2, 34 KOs) y Golden Boy querían regresar a Las Vegas en dónde se llevó acabo el primer choque.

“Sí se alargaron las cosas un poco al último. Los patrocinadores nos estaban presionando. Nos decían ya teníamos que tener algo listo para que ellos lo pudieran promover algo. Yo y Eric no pudimos llegar a un acuerdo esa mañana antes del plazo”, dijo el promotor el lunes durante un evento con los medios de comunicación en Los Ángeles.

“Realmente pensé que iban a buscar otras opciones para Canelo. Gennady se aferró a sus principios. Quería que lo respetaran pues es el campeón. Al final del día, encontró lo que estaba buscando, está feliz”.

El empresario también reveló que ellos ya tenían en marcha un “Plan B” si no se pactaba el segundo duelo ante el mexicano.

“Nosotros ya teníamos un acuerdo para pelear contra el campeón de la OMB, Billy Joe Saunders, el 25 de agosto en el Forum de Inglewood. Es un púgil invicto con un título que había eludido a Gennady por mucho tiempo. Parecía que Canelo iba enfrentar a Daniel Jacobs, pero una hora después del plazo Eric me llamó con una nueva propuesta”.

Pero al final de todo, ¿cuál fue la razón de por qué Golovkin accedió a ganar menos de lo que había establecido inicialmente?

“Lo hizo para satisfacer el ego de Canelo”, expresó Loeffler.

Por decreto de Golden Boy, para la promoción del combate que está programado para el 15 de septiembre en el T-Mobile Arena, no habrá una conferencia de prensa conjunta con ‘GGG’ y Canelo estando cara a cara debido a la animosidad que se ha generado entre ambos equipos.

Pero Golovkin cree que el pelirrojo simplemente no lo quiere ver pues él ha sido bastante critico de su arrogancia y del hecho que dio positivo. Ha dicho varias veces que siente que fue a propósito y no por una contaminación alimenticia. Al campeón también le ha molestado cómo Álvarez le ha faltado el respeto a su entrenador, el mexicano Abel Sánchez.

“Le he perdido mucho respeto a Canelo. Lo conozco desde hace mucho tiempo, es una persona bastante diferente. No es un deportista digno”, exclamó ‘GGG’ mediante un traductor. “No creo que me quiere ver a los ojos porque él sabe que estoy correcto”.


Anuncio