Alex ‘Cholo’ Saucedo busca coronar años de sacrificio en Oklahoma

El mexicano Alex Saucedo recuerda buscar en YouTube a un nuevo entrenador en Estados Unidos y le gustó el estilo de su compatriota Abel Sánchez, quien tiene su campamento en las alturas de Big Bear.

Saucedo, nacido en Chihuahua, era talentoso pero necesitaba pulirse más. Sánchez parecía el hombre indicado para esta tarea y después de hablar con el mánager y el promotor del pugilista, el entrenador tijuanense lo invitó a The Summit de Big Bear.

“Era muy joven pero tenía unas manos muy rápidas. No tenía miedo de recibir golpes. Pero no estaba bien entrenado, aunque tenía el talento”, recordó Bob Arum, promotor de Saucedo, con Top Rank.

Sánchez invitó al pugilista chihuahuense a estar cuatro semanas en los 7,000 pies de altura de Big Bear y después de ese tiempo, se dio cuenta que sí podían trabajar juntos.  

“Tenía el carácter, dejó a su hija que estaba jovencita en Oklahoma para tratar de mejorar lo que ya tenía, tenía buen boxeo y su pegada, pero no tenía una capacidad para pelear ante los mejores”, señaló Sánchez.

“Los primeros campamentos fueron difíciles, por la altura, la gran intensidad de los entrenamientos, pero pelea tras pelea uno va aprendiendo diferentes cosas”, recordó Saucedo, de 24 años.

Y después de mucho sacrificio, Saucedo ha superado varias pruebas hasta llegar a eso, a pelear contra los mejores.

‘El Cholo’ (28-0, 18 KOs), como lo conocen desde pequeño por usar ropa ancha de su hermano, tendrá la oportunidad de ganar un  título del mundo cuando enfrente al campeón Maurice Hooker (24-0-3, 16 KOs) el 16 de noviembre por la corona de peso superligero de la Organización Mundial de Boxeo.

Para este duelo, el pugilista mexicano estuvo 10 semanas en Big Bear y trajo por primera vez sparrings especiales para ayudarlo con el estilo de Hooker.

Otra de las ventajas de trabajar con Sánchez es que tiene de cerca al líder la manada, Gennady Golovkin.

“Golovkin es de esos que se sienta y les platica, les habla de lo que piensan que debe de hacer”, expresó Sánchez sobre el kazajo.

“Nos platica de todo lo que tuvo que pasar para estar donde está, son cosas que motiva a todos los chamacos”, declaró Saucedo.

Una pelea en la que aprendió mucho Saucedo fue la última, ante el veterano australiano Leonardo Zappavigna, quien lo conectó en el cuarto asalto y estuvo a punto de derribarlo. La pelea de junio pasado fue en Oklahoma City y de acuerdo a Sánchez, probablemente eso provocó que el chihuahuense perdiera la concentración, pues estaba peleando ante su gente.

“No me gusta que peleen fuera de control, [Saucedo] peleó fuera de control porque quería enseñarle algo a la gente de esa ciudad. Cuando uno pierde control, el otro también tiene dos manos”, advirtió Sánchez.

“Quise dejar el cuarto round para descansar, es cuando me conectaron con una derecha, los 12 rounds tienes que estar activo”, reconoció Saucedo. “Es una pelea que me enseñó mucho.

En ese momento, Arum pensó lo peor, pero luego se dio cuenta que tenía a un gran boxeador, al momento de superar esa prueba y ganar por nocaut en el séptimo asalto.

“Un peleador solamente va a tener nivel si encuentra adversidad y puede salir adelante de la adversidad. Él parecía que estaba muerto en esa pelea, parecía que en cualquier segundo el referí iba a detener la pelea. Pero sobrevivió y ganó por nocaut y eso me enseñó que tiene muchas ganas y determinación”, indicó Arum.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°