Anuncio
Share

Duda Julio César Chávez de su hijo

(Jeff Bottari / Getty Images)

A Julio César Chávez nunca se le conoció por hablar de más antes de sus peleas. Ahora que su hijo Julio está a punto de reaparecer, mantiene la prudencia.

“El César del Boxeo” evitó ayer dar un pronóstico del combate de mañana en el que Julio César Chávez Jr. se medirá al alemán Dominik Britsch en la Arena Monterrey.

“El sábado (mañana) vamos a poder juzgar a Julio, si hizo las cosas bien, o hizo las cosas mal; una cosa es que uno diga que está bien preparado, que esto y lo otro, y la otra es la pelea.

“Vamos a ver cómo se desenvuelve el sábado, si realmente vemos a un Julio totalmente diferente o seguimos viendo al Julio de siempre”, declaró la leyenda del boxeo mexicano.

Chávez Jr., quien volverá a los rings tras una ausencia de un año siete meses, garantizó que ofrecerá un gran espectáculo en la contienda, pactada a 10 rounds, en los 77 kilos.

“A la gente le prometo una gran pelea”, aseguró el púgil de 30 años, “todas mis peleas que he perdido han sido porque no estaba bien físicamente, pero han sido buenas, incluso mis otras 49 victorias”.

La rueda de prensa se llevó en los Jardines de Cervecería ante una temperatura de 8 grados centígrados, con una ligera llovizna y los protagonistas de la velada boxística se sentaron abajo de un toldo para responder preguntas de los medios de comunicación.

Britsch, quien ha tratado de sumar a los aficionados de los Tigres de la UANL mostrando simpatía por sus colores, dijo estar en su mejor estado físico y convencido que vencerá a Chávez Jr.


Anuncio