Deportes Boxeo

Canelo habla de sus lesiones y pide hacer cosas ‘chingonas’, no solo pensarlas

Aunque muchos han hablado del polémico resultado de la primera pelea ante Gennady Golovkin (38-0-1, 34 KOs), pocos han mencionado dos lesiones que Saúl Álvarez (49-1-2, 34 KOs) ha acarreado por más de un año. Cuando enfrentó a Golovkin el 16 de septiembre del año pasado, el mexicano se recuperaba de una fractura de dedo que sufrió durante el segundo asalto del pleito ante Liam Smith en 2016. También sufría de un dolor de rodilla que no lo dejaba entrenar a plenitud.

Según el jalisciense, es la primera vez que se siente al 100% en su preparación y que es probablemente cuando más lo necesita, pues se prepara para el duelo de desempate ante Golovkin el 15 de septiembre próximo en Las Vegas.

“Desde la pelea ante Smith sentía la molestia, no podía tirar la derecha bien. Esta es la preparación donde me he sentido mejor. No me ha dolido nada, la mano la he tirado muy fuerte”, señaló Álvarez a HOY Deportes desde su campamento de entrenamiento. “Mentalmente eso me ayuda, puedo hacer una entrenamiento en la que no tengo que tener en cuenta el dolor en la mano”.

Para la lesión de la rodilla, se sometió a una artroscopia, de la cual se está recuperando aún.

“Desde el año pasado sentía algunas molestias. Ya no me dejaba correr bien, pero este año fue extremo, corría 20 pasos y no me paraba del dolor”, explicó Álvarez, quien aprovechó la cancelación de la pelea del pasado 5 de mayo para someterse a la operación un mes después.

“Aproveché y me hice la artroscopia, la cual es prácticamente como una limpieza y gracias a Dios ya me siento bien”.

Álvarez dejó en claro que las dos lesiones no fueron factores en el resultado del primer duelo ante ‘GGG’.

“Hice mi pelea, como tenía que hacer la pelea, aunque me doliera”, expresó Álvarez.

El mexicano aún tiene una rodillera de apoyo y reconoció que todavía faltaba trabajar más en la condición física, pues será fundamental para vencer al campeón de peso mediano.

“Necesitamos mucha condición para estar tirando golpes en todo el round, para estar activos. Sabemos que Golovkin va a estar activo”, expresó Álvarez en su segunda semana de campamento en San Diego.

Sobre el doble positivo por la sustancia clembuterol, la cual obligó la suspensión de la pelea del pasado 5 de mayo, Álvarez dijo sentirse tranquilo y con muchas ganas de pelear.

“Siempre he sido un peleador con una mente fuerte y enfocado, sabía que iba a llegar la pelea y eso es lo más importante”, indicó.

En el campamento de su rival, han salido varias acusaciones como la del entrenador Abel Sánchez, quien una vez compartió gimnasio con Álvarez y ahora dijo que Canelo ha “perdido el piso”. También, Golovkin llegó a decir que el mexicano era un peleador sucio y que podía ver las marcas de las inyecciones en su cuerpo.

Álvarez calificó esas declaraciones como “patadas de ahogado” y dijo estar “motivado por el entorno de la contienda”.

Canelo también opinó sobre la ola de motivación que el futbolista Javier Hernández utilizó durante el Mundial, en la que le pedía a la gente “pensar en cosas ‘chingonas’”.

“Yo siempre las pienso, y lo importante es hacerlas porque si las piensas y no las haces al final es lo mismo. Todo mexicano tiene que pensar en cosas ‘chingonas’, pero hacerlas, porque sentado no te van a llegar”, señaló el pugilista de 28 años de edad.

Canelo también se describió como alguien positivo en la vida.

“El ser alguien decidido es lo que más te ayuda. Siempre he sido así. Cualquier negatividad siempre lo agarro del lado positivo, para seguir adelante”, indicó.

58°