Anuncio
Share

Abner Mares dice que la victoria ante Cuéllar fue la mejor de su carrera

Tras derrocar al campeón argentino de peso pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) el sábado en el Galen Center de la Universidad del Sur de California, al boxeador mexicano Abner Mares le preguntaron sí esta pelea había sido la mejor de su carrera.

Su respuesta fue categórica y absoluta.

“Sin duda, hasta el momento esta ha sido la mejor actuación de Abner Mares”, dijo el de Guadalajara mientras lucía su nuevo cinturón sobre su hombro.

Aunque puede ser que Mares (30-2-1,15 KOs) se dejó llevar por el momento al situar esta victoria sobre las otras 29 que ha cosechado desde que ingresó al boxeo de paga hace 12 años, su desempeño y resultado ante un rival formidable como Jesús Cuéllar (28-2,21 KOs) le dio una inyección de vida a su carrera.

Cuando perdió contra el también peleador azteca Leo Santa Cruz en agosto del año pasado, muchos expertos pensaban que los días del tapatío en las grandes ligas del boxeo ya se habían terminado. Con la obtención de su cuatro título mundial, Mares comprobó lo contrario y mandó un tajante mensaje.

“Demostré que todavía hay Abner Mares para mucho tiempo. Esta es una gran satisfacción para mí y mi equipo’, indicó el nuevo monarca, quien ahora se perfila para enfrentar al ganador de la revancha entre el irlandés Carl Frampton y Santa Cruz.

Pese a salir con el resultado, la manera que se dio no dejó contento al mexicano pues cree que siempre fue más que su rival. No se explica la razón por la cual uno de los jueces vio ganar a su rival.

“Sentí que dominé cada round de la pelea y cuando escuché que lo jueces habían dado una decisión dividida me sorprendió mucho, me dije: ‘Dios mío por favor no dejes que me roben esta pelea’”, expresó Mares.

También comentó que la clave de la victoria fue su esquina. Pese a que en ocasiones tuvo la tentación de ir al choque y “fajarse” como lo ha hecho en el pasado, pudo acatar las indicaciones de su entrenador Robert García y siguió con el plan de pelea con el que entró, el cual que era de pelear a distancia.

“Sabía que Cuéllar era fuerte y que iba ir hacia adelante para presionarme y eso hizo. Pero tuve la inteligencia para no darle ángulos y emplear mi jab”, expresó. “Aunque por momentos me olvidé de boxear, mi esquina siempre me estaba recordando de no salirme del plan”.

De acuerdo con García lo que también les ayudó para salir airosos fue el hecho de que él conocía muy bien al argentino ya que hasta comienzos de este año habían trabajado juntos.

“Muchos pensaban que Cuéllar iba noquear a Abner pero lo que se les olvidó a esta personas es que yo conozco muy bien a Jesús, tuvimos seis peleas juntos. Yo lo hice campeón y yo sabía cómo quitarle el cinturón”, aseveró.

Para el originario de Oxnard el triunfo de su peleador fue doblemente dulce. No solo revivió la carrera de Mares, sino que también pudo sumar una victoria de alto perfil ante el legendario entrenador de Cuéllar, Freddie Roach, con quien tiene una ardiente rivalidad.

García comentó que con este reciente resultado quedaron claras dos cosas: el porqué Roach lo había derrotado cuando era entrenador de Antonio Margarito y Brandon ‘Bam Bam’ Ríos y quién es superior.

“Las únicas veces que me ha ganado Freddie han sido con [Manny] Pacquiao.‘Pacman’ es el que me ha ganado”, exclamó el entrenador. “No quiero presumir que soy el mejor porque sé que hay muchos entrenadores buenos. Aún con esta victoria quizás hay otros se merezcan más el premio al Entrenador del Año. Pero una cosa sí sé, Freddie no es mejor que yo”.

Roach por su parte, no entró en polémica; simplemente le dio crédito a la labor de García.

“Me voy decepcionado. Yo y Cuéllar entrenamos muy bien juntos. García entregó resultados y yo no, y al final de cuentas eso es lo único que importa”, dijo.


Anuncio