Anuncio
Share

El Juego de las Estrellas tendrá grandes ausencias pero también un guion de telenovela

La fiesta del Juego de las Estrellas tendrá grandes ausencias pero también un script de telenovela.

La fiesta del Juego de las Estrellas tendrá grandes ausencias pero también un script de telenovela.

(Kyle Terada / USA Today Sports)

Por primera vez desde 1998, el Juego de las Estrellas no alineará al exjugador de los Lakers, Kobe Bryant, ni a Tim Duncan, de los Spurs de San Antonio. El alero angelino se retiró en el final de la temporada regular pasada pues su equipo no clasificó a los playoffs, mientras que el excentro lo hizo el mismo año pero después de que su quinteto no pudo con el Thunder de Oklahoma en la Semifinal de la Conferencia del Oeste.

El partido de los que son los considerados mejores jugadores actuales de la NBA, serán liderados por LeBron James, actual campeón con los Cavaliers de Cleveland, por el Este, y Stephen Curry, el guardia de los Warriors de Golden State, para el Oeste.

El juego, que se llevará a cabo en Nueva Orleans, será la edición número 66 en el que aunque el talento y la poca defensiva sobresalen pero que nunca le hace falta el drama entre sus jugadores. Tal es el caso entre Kevin Durant y Russell Westbrook, quienes fueron compañeros por años en el Thunder y ahora son rivales de conferencia. Sin embargo, ambos jugarán para el mismo equipo el domingo vistiendo la camiseta del Oeste.

Durant, tras jugar por nueve años en Oklahoma, optó por no firmar nuevamente y seguir en ese equipo, esto después de la eliminación en los playoffs en 2016 a manos de Curry. Aunque la desvinculación del jugador con el Thunder era un secreto a voces, la ciudad se enfureció por haber elegido a los Warriors como nuevo hogar. Westbrook por su parte, se mantuvo en Oklahoma y está teniendo una temporada histórica, considerada tal vez como una de las mejores y más completas hasta el momento.

Westbrook ha dejado en claro su molestia con la decisión tomada por su excompañero. Incluso hizo parte de un comercial de calzado que señala a Durant como un desertor. Por lo pronto, el entrenador del Oeste, Steve Kerr, actual entrenador de los Warriors y Durant, tendrá la difícil tarea de mandarlos a la duela juntos o tratar de evitarlos. Algo que para muchos será una situación divertida por el morbo que representaría el momento.

El 10 de febrero fue el primer encontronazo entre ambos, cuando los de Golden State visitaron, y apabullaron, a los de Westbrook. Durante ese juego, Durant tuvo que lidiar con insultos de gran parte de los aficionados dirigidos además de también afectar a su madre quien estuvo presente en ese partido.

Para agregar al enfado de Westbrook, el guardia no será titular con el Oeste a pesar de la increíble temporada que está teniendo y tendrá que controlarse al escuchar el nombre de Durant como inicialista durante las presentaciones.

El drama en el Juego de las Estrellas no termina ahí, ya que James y Curry, quienes se enfrentaron en las dos últimas ediciones de Las Finales de la NBA, son considerados, entre otros, para ser nombrados como Jugador Más Valioso de la presente temporada. Curry espera repetir tras ser premiado en 2016, mientras que James fue el más valioso de Las Finales.

Curry y sus Warriors tuvieron una temporada regular de ensueño en 2015-16 al lograron romper el récord de más partidos ganados, 73-9, sobrepasando por un triunfo a los Bulls de Chicago de Michael Jordan de 1995-96. Sin embargo, el excelente año se vio opacado por unos Cavaliers que se sobrepusieron a un déficit de 3-1 en Las Finales para ganar su primer título en la historia de la franquicia.

Las grandes ausencias

Si la falta de Bryant y Duncan se sentirá durante el fin de semana de estrellas, será extraño no contar con Chris Paul, quien aunque su lesión no le iba a permitir participar, sí fue extraño el hecho que no fue seleccionado para ser parte del Oeste, ni siquiera como parte de la banca.

Sus números deberían haber sido más que suficientes para considerarlo: 17.5 puntos, 39.5% desde la distancia de tres, 9.7 asistencias y solo 2.4 balones perdidos por juego.

Otra de las ausencias que llamó la atención fue la del centro de los Hawks de Atlanta, Dwight Howard, quien se ha convertido en un fallo difícil para los aficionados, pues muchos gustan de él y otros ni lo quieren ver en pintura. Muchos acusan al jugador de no ser fiel a los equipos para los que juega, además del poco impacto que ha tenido con los Hawks en esta temporada.


Anuncio