Ricky Rubio: "Por primera vez tengo el futuro en mis manos"

EFE

El base español del Utah Jazz Ricky Rubio destacó este viernes que, por primera vez, puede decidir en qué equipo de la NBA jugará la próxima temporada, un decisión que considera clave en su carrera.

"Hasta ahora no había tenido capacidad de elección. Primero fui 'drafteado', luego Minnesota decidió alargar mi contrato y después me traspasó. Ahora, por primera vez tengo el futuro en mis manos y es una decisión que tomaré con mucha calma y a la que daré muchas vueltas", manifestó.

Ricky Rubio ya se encuentra en Barcelona tras la prematura eliminación de los Jazz -cayeron en la primera ronda del 'playoff' ante los Rockets de Houston por 4-1- y este viernes lo aprovechó para presentar, como cada año, su campus de verano.

El del Colell (Barcelona), se realizará del 30 de junio al 6 de julio y el del Brains Internacional School de Madrid, del 8 de julio al 13 de julio.

Mientras, Rubio, que a sus 28 años se ha convertido por primera vez en 'agente libre' de la NBA, deberá tomar la decisión más importante de su carrera profesional.

"Cuando acabe mi carrera y se eche la vista atrás, se valorará lo que he sido como jugador en función, en gran parte, de la decisión que tome ahora", afirmó.

Por eso no quiere equivocarse en su elección. "El equipo al que vaya debe tener aspiraciones reales, seguro, para estar en los 'playoff' y después para ganar el anillo. Por eso miraré el proyecto y la organización. La prioridad es el entrenador y el equipo y, después, la duración de contrato", analizó.

Dentro de la negociación con su nueva franquicia estará sobre la mesa la posibilidad de poder jugar con España el Mundobasket que este verano se disputará en China: "Les voy a decir que quiero ir a la selección. Mi disposición, después de hablar con la Federación y el entrenador (Sergio Scariolo), es la de siempre".

El base catalán tampoco descarta renovar con su actual equipo, el Utah Jazz, "una opción real" que, sin embargo, ve poco probable después de un temporada en la que no se ha cumplido las expectativas.

"Sinceramente me gustaría quedarme por el entrenador (Quin Synder), porque me gusta muchísimo su filosofía y he conectado mucho con él, pero es algo que no depende solo de mí. El hecho de que la temporada no haya sido tan exitosa como esperábamos obliga a hacer cambios en el equipo. Eso no es un secreto para nadie", indicó.

En cualquier caso, Ricky Rubio siente que sea cual sea su próximo destino aun le quedan sus mejores años en la NBA. Esta temporada, en la que ha promediado 12,7 puntos y 6,1 asistencias por partido, probablemente ha sido la mejor de su carrera, pero quiere más.

"Probablemente es cierto que esta temporada se haya visto mi mejor versión, pero dentro de mí siento que aun puedo dar más, que puedo exprimir la madurez física y mental que tengo ahora mismo", concluyó.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°