Anuncio
Share

A sus 18 años, Claudia Ramos muestra su valentía con CSUN

(Braden Villanueva/CSUN Media Relations)

La mexicana Claudia Ramos apenas tiene 18 años de edad pero es toda una mujer valiente. Hoy en día, la jalisciense cumple su sueño de jugar en la NCAA en la recien iniciada temporada de básquetbol colegial con las Matadors de Cal State Northridge (CSUN).

Ramos, jugadora de varios equipos juveniles de México, llegó a CSUN este verano después de que el entrenador Jason Flowers la llamó para que integrara un equipo muy joven pero con mucha historia. Las Matadors son dos veces campeonas de la conferencia Big West y el año pasado clasificaron al prestigioso y competitivo torneo de la NCAA.

“Desde hace mucho quería venir a Estados Unidos porque quería aspirar más en el deporte. Entonces empecé a moverme, junto con el apoyo de mi familia, empezamos a ver opciones”, explicó Ramos, quien se mudó al Valle de San Fernando sin conocer a alguien en esta ciudad. “Lo que me convenció en venir fue la ética del trabajo, las ganas de trabajar del programa y yo sabía que si elegía venir aquí iba a mejorar como jugadora y como persona”, expresó una de las promesas del básquetbol azteca. “Lo que pensé, junto a mi familia es que si voy a ir a un lugar, iba a ser a un lugar donde realmente me reten”, indicó.

De las cinco jugadoras que jugaron el año pasado con CSUN, todas se graduaron. Este año hay ocho caras nuevas en el equipo y cinco de ellas están en su primer año universitario. Ramos, estudiante de mercadotécnia, es una de ellas.

“Nuestro coach siempre nos dice que debemos de dejar el programa en un mejor puesto que cuando lo recibimos”, indicó Ramos sobre las Matadors, una escuela que ha clasificado al torneo NCAA dos veces seguidas. El año pasado fueron eliminadas en la primera ronda por Stanford, pero el simple hecho de avanzar a ese torneo, le agrega prestigio a la universidad y al programa.

“Tenemos nuestras metas altas, el hecho que seamos ‘freshmans’ no es impedimento. Estamos trabajando duro”, expresó la basquetbolista mexicana de seis pies de estatura.

Será complicado mejorar lo que el equipo hizo la temporada pasada pues el año pasado CSUN llegó a un récord de victorias de 23. Estuvieron clasificados como décimo terceros en la división.
Apoyo de muchos

Para Ramos, el simple hecho de haber venido a Estados Unidos para cumplir con una meta, ya es ganancia.

Aunque la mexicana que juega en posición de alero reconoció que se le ha hecho difícil vivir sola y que extraña a su familia, está agradecida con la gente del programa, que la ha arropado desde su llegada.

“Mis compañeras saben que vengo de una cultura distinta. El entrenador me ha ayudado, la gente del programa me ha ayudado para que este proceso de adaptación sea más sencillo”, indicó Ramos, quien habla inglés perfectamente y eso le ha ayudado también en su adaptación.

“Desde chica mi familia me dijo que el ingles era super importante. Mi papá creció en Los Ángeles y desde chica traté de aprender de él. Desde chica mis papás me dijeron que le diera duro con el idioma porque sabían que lo iba a necesitar”, expresó la hija de Claudia y Rafael Ramos. La basquetbolista también tiene un hermano que ha jugado para varias selecciones juveniles de México.

Ramos recordó que comenzó a jugar para bajar de peso, pero después de un par de entrenamientos el deporte ya la había captivado. Ramos jugó cuatro años con el Tecnológico de Monterrey y obtuvo varios honores, además de ser seleccionada de la liga. Ese mismo año ayudó al equipo a ganar el Campeonato Nacional de Jalisco en 2011.

Ramos sabe que al igual que ella, existen muchas muchachas con talento en México que desearían jugar a ese nivel, por lo que tiene un consejo para todas ellas: “Que sigan soñando que no escuchen que no se puede y que trabajen por ello. Las oportunidades son para las que esperan, pero en México hay que salir a buscarlas, tienes que tocar puertas y eventualmente alguien va a abrir. Y todo va a cambiar, pero tienes que buscar”, expresó.

El próximo partido de CSUN será este viernes de visita en Idaho a las 6 p.m.


Anuncio