'Super Melly' alcanza el balance como peleadora de Combate Américas y sus estudios en la UNAM

Estudia química de alimentos en la UNAM y se señala a sí misma introvertida y “nerd”, pero sus patadas letales a la cabeza y sus puños certeros no tienen nada de tímido.

En solo cuatro peleas en Combate Américas, con 5’2” de estatura y 115 libras de peso, Melissa Martínez se ha convertido rápidamente en una de las peleadoras más grandes y peligrosas en la división paja.

La invicta ‘Super Melly’ (4-0) estará peleando, por quinta vez desde que empezó profesionalmente en 2016, contra la puertorriqueña Francis Hernández (3-2) en la velada del viernes en The Walter Pyramid de Long Beach (6 p.m., Univision Deportes), como evento co-estelar de “Combate Américas: Camino a Copa Combate” y que resalta la pelea entre Erick González (7-2) y Andrés Quintana (14-2).

Si bien lleva una vida paralela sobre el octágono y como estudiante, Melissa ha sabido mantener un equilibrio en ambas actividades.

“Tengo buenas calificaciones, creo que mejoraron desde la secundaria”, dijo a HOY Deportes la peleadora vía telefónica desde México. “En la primaria no tenía buenas calificaciones (risas), pero desde entonces me ha ido bien”.

Aunque Melissa, por su contextura física y su timidez puede que pase por desapercibida, pero la reacción de sus compañeros y maestros a lo que hace es de admiración y sorpresa.

“Como cambio mucho de maestros y compañeros, pocos saben lo que hago, pero cuando me toca pedir permiso, ya les enseño y sí muchos se quedan como ‘guau, ¿haces esto también?’”, contó. “Algunos me han preguntado ‘¿qué te tomas que te transformas así?’, entonces en muy divertido”.

La oriunda de la Ciudad de México,  es hermana del también peleador de Combate Américas, David Martínez (2-0), quien tiene 20 años de edad, y lo señala como su influencia para dedicarse a las artes marciales mixtas.

“Mi hermano fue el primero en hacer artes marciales mixtas, fue con mi papá”, recordó. “Mi hermano me dijo que era algo muy diferente y un deporte muy completo.  Fue cuando decidí practicar con ellos. Mis papás lo tomaron bien porque a ellos les gusta mucho también.  De sorprenderse, no fue tanto (risas)”.

Una de las cualidades más sobresalientes de la peleadora de 21 años, es su rapidez en sus patadas combinadas con los puños.  Ella señala todo esto como resultado a su desarrollo y al estar expuesta al karate, deporte que ha sido siempre parte de su familia.

“Empecé a los dos años practicando karate”, contó. “Mis papás son maestros de karate y por ahí empezó la disciplina por el deporte. Las artes marciales mixtas llegaron a los 15, para después debutar a los 18 años”.

‘Super Melly’ no ha dejado de practicar el deporte con el que se desarrolló y tres semanas después, de la pelea del viernes, estará compitiendo en los Panamericanos de Kickboxing que se llevará a cabo en la Riviera Maya, Quintana Roo, del 23 al 28 de octubre.

Aunque su entrenamiento siempre ha sido mayormente “de pie” durante su desarrollo y gracias a su experiencia en kickboxing, ha demostrado una capacidad amplia y explosiva de muay thai.

“En el piso también he trabajado mucho, entreno jiu-jitsu el profesor Mario Delgado y hacemos campamentos para que las peleas sean completas en todas las áreas posibles”, destacó Martínez.

Sigue a Jad en Twitter, Instagram y Facebook: @jadelreda

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
54°