Anuncio
Share
Deportes

Paulina Granados: El MMA me salvó la vida

hoyla-paulina-granados-el-mma-me-salvo-la-vida-001
(Gerardo Alatriste)

Tras un año de ausencia, Paulina Granados (4-3) regresa al octágono y según explicó ella a HOY Deportes no fue porque quiso estar inactiva.

“Después de que perdí contra Kyra Batara, iba a pelear otra vez en abril del año pasado pero la semana de la pelea Sheila Padilla se lastimó y no pudieron encontrar a alguien para reemplazarla. No me lesioné, se lesionó la otra y después de eso no pudieron encontrar más. Fueron cuatro peleas que no se dieron”.

Granados enfrentará este viernes a la peligrosa Gloria Bravo en el Galen Center (6 p.m., DAZN) en la primera velada de Combate Américas: Reinas como evento co-estelar.

Durante ese año de ausencia, Granados dijo haberlo aprovechado al máximo, sobre todo para mejorar su confianza. Tomó clases de inteligencia emocional porque ella sentía que su confianza “no era real”. Según la peleadora logró cambiar sus pensamientos y sentirse con paz espiritual.

“El MMA me salvó la vida”, aseguró la peleadora. “Empecé a salir a [las fiestas], a tomar mucho, me introdujeron a las drogas y decía pues ‘quiero estar haciendo lo que están haciendo todos’. Reprobé la escuela y mi papá estaba muy decepcionado conmigo. No me tenían confianza ni fe”.

Su familia tenía duda que ella tomara las artes marciales en serio, pero poco a poco se dio cuenta que había un cambio en ella. Parte de su familia se encuentra en Texas y en Guanajuato.

Su abuelo, a quien le tiene un cariño especial, es una de sus motivaciones y actualmente sufre de diabetes.

“Cuando me vio en la tele peleando con Combate Américas, su mundo cambió, solo decía ‘mi niña está encantadora en la tele’”, contó Granados. “Me toca mucho el corazón saber que él está muy orgulloso de mi porque una gran parte de mi vida cuando estaba creciendo”.

Otra persona que ella considera la ha motivado a seguir adelante es su madre, de quien recientemente supo de una situación física que la mantuvo limitada por muchos años y que guardaba en secreto.

“Mi mamá nació con su pie ‘chuequito’ y apenas me enteré porque nos dijo. Ella tenía mucha pena de eso. Cuando creció en el rancho veían que no caminaba muy bien. Le pusieron una bota pero aún así se burlaban. Ella se quitó su bota y trataba de caminar bien, lo forzaba y así fue como se lo quebró”.

‘Firefox’ siente que el haber visto lo que su madre ha pasado, se identifica más con ella.

“Antes pensaba que era más como mi papá pero luego que me contó esa historia le dije ‘yo soy como tú’”, señaló Granados.

Sigue a Jad en TwitterInstagram y Facebook

 


Anuncio