Anuncio
Share

Rousey no habla ni en el octágono; Nunes la despacha en 48 segundos

LAS VEGAS, NV - DECEMBER 30: (R-L) Amanda Nunes of Brazil punches Ronda Rousey in their UFC women's bantamweight championship bout during the UFC 207 event on December 30, 2016 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Christian Petersen/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD **
LAS VEGAS, NV - DECEMBER 30: (R-L) Amanda Nunes of Brazil punches Ronda Rousey in their UFC women’s bantamweight championship bout during the UFC 207 event on December 30, 2016 in Las Vegas, Nevada. (Photo by Christian Petersen/Getty Images) ** OUTS - ELSENT, FPG, CM - OUTS * NM, PH, VA if sourced by CT, LA or MoD **
(Christian Petersen / Getty Images)

En la pelea estelar de UFC 207, Ronda Rousey (12-2) regresó de 13 meses de ausencia del octágono y la campeona Amanda Nunes (13-4) la noqueó en 48 segundos para retener la corona de peso gallo de Ultimate Fighting Championship en función realizada la noche del viernes en el T-Mobile Arena de Las Vegas, Nevada.

“Entrené mucho”, dijo Nunes. “Me encantó que la promoción no se enfocará en mí. Nadie me iba a arrebatar el cinturón”.

“Soy la mejor del planeta. Ahora Ronda Rousey se va a ir a hacer películas y dinero. Yo soy la campeona”.

Rousey ganó por lo menos $3 millones, mientras que la brasileña obtuvo a penas $100,000 y otros $100,000 por el triunfo.

La californiana se retiró llorando y sin dar declaraciones, tal como lo hizo durante toda la promoción de la contienda, en donde no quiso hablar con los medios.

(Mark J. Rebilas / USA Today Sports)

Nunes conectó varios golpes en combinación ante una Rousey que no pudo responder a ninguna de ellas.

Rousey no peleaba desde el 15 de noviembre de 2015 cuando fue noqueada por Holly Holm en una de sus defensas de su corona en Australia.

Nunes obtuvo el campeonato cuando venció en el verano pasado en UFC 200 a Miesha Tate.


Anuncio