Anuncio
Share

Díaz, el hombre que se ganó el respeto de McGregor

El físico de Nate Díaz no impresiona como el de Conor McGregor.

Tampoco viste los trajes lujosos del irlandés a sus conferencias de prensa o se le ve en autos de lujo.

Pero Díaz es el hombre que más se le ha complicado en la carrera de McGregor, el que más lo ha lastimado y al que no quiere ver pronto en un octágono.

El sábado por la noche, Díaz perdió por decisión mayoritaria ante McGregor en el T-Mobile Arena en una decisión que pareció justa para la mayoría, pero que también dejó en claro que el peleador de Stockton tiene todo lo que hace a McGregor vulnerable: presencia, aguante, buen boxeo, jiu-jitsu y un corazón de otro universo.

“Su cara estaba sangrando y seguía viniendo hacia mí, tienes que respetar eso”, dijo McGregor, quien ganó por puntuaciones de 28-27 en dos tarjetas y el otro juez dio empate por 27-27.

En marzo pasado, ‘Notorious’ había sido sometido por Díaz en dos asaltos terminando su invicto de 15 peleas.

McGregor dominó el primer asalto pero en el tercero estuvo al borde del nocaut. El cuarto fue probablemente su mejor round, junto al primero, y en el quinto fue derribado finalmente por Díaz, lo que dejó la pelea llena de drama.

“Pienso que gané la pelea, fue una pelea 3-2, respeto mucho a mi oponente, es un gran peleador”, señaló McGregor, quien sacó todo su arsenal y no fue suficiente para noquear al californiano. McGregor había noqueado a todos sus rivales, con excepción de Max Holloway.

“Le dije que ya era todo, que nos veríamos en la siguiente”, dijo Díaz cuando le preguntaron qué le había dicho al final de la pelea.

McGregor rompió el récord de la mayor bolsa para una pelea de UFC al ganar $3 millones, por $2 millones para Díaz.

“Aun así pienso que es poco, mira mi cara”, dijo Díaz cuando le preguntaron si estaba contento con el pago.

McGregor también merece reconocimiento al haber vencido a un peso welter más grande que él y resistió los golpes de un Díaz que hizo ver vulnerable en varias ocasiones.

El irlandés gastó alrededor de $300,000 en su campamento para esta pelea en la logística, en un entrenador para mejorar su técnica en el suelo, así como el boxeador de peso mediano Conor Wallace, quien es físicamente parecido a Díaz, para simular los golpes con los brazos largos del mexicoamericano.

“Si hay una tercera va a ser en mis condiciones, sería en las 155 libras… estaba hoy mucho más grande que la última vez que peleamos”, dijo McGregor visiblemente agotado.

“He sido un peso ligero todo el tiempo, claro, vamos a hacerlo en las 155, para que yo pueda tener mis abdominales”, expresó Díaz.

En el duelo coestelar, Anthony Johnson (22-5) venció al brasileño Glover Teixeira (25-5) por nocaut en un asalto. Johnson conectó a Teixeira con un uppercut a los 13 segundos para mantenerse como el primer clasificado en esa división.


Anuncio