¿Se puede contraer hepatitis por tocar un espacio infectado?

Contact ReporterSan Diego Union-Tribune

Mientras espera el tren, Wanda Hermes no puede dejar de pensar en el brote de hepatitis A, ni en esos momentos cuando toca las barandillas, los asientos y otras superficies que encuentra en la calle durante sus traslados para ir a trabajar y hacia el hogar al final del día.

 El miedo en el aire parece centrarse en la noción de que las superficies y espacios compartidos podrían albergar microbios, dejados por el contacto de una persona infectada, que podrían transferirse a las manos de la siguiente persona en usar esa misma manija o perilla o utensilio en la fila del buffet.

 "Estoy muy preocupada por las personas que no se vacunan, que están escupiendo y tosiendo y no se cubren la boca, y muchas cosas como esas", dijo Debbie Severson, residente del centro de la ciudad quien espera en la misma estación.

 

Las preguntas que muchos pueden hacerse son: ¿cuánto de esto es simplemente paranoia? y ¿qué tan probable es que una persona con hepatitis A contagie al siguiente en la fila?

 Lee-Ann Jaykus, microbióloga de la Universidad Estatal de Carolina del Norte especialista en hepatitis y otras enfermedades transmitidas por alimentos, dijo que aunque es posible que el virus perdure en una superficie, tal vez por semanas, no es probable.

 Señaló que solo se sabe de una actividad que propaga una infección de hepatitis A: que accidentalmente se ingiera una pequeña cantidad de heces de una persona infectada.

 A pesar de que este microbio es lo suficientemente resistente como para vivir en la superficie durante largos periodos, se necesitaría una gran cantidad de material, dijo, para que realmente se produzca una transferencia.

 "No es imposible, pero las posibilidades son muy escasas. Usted necesitaría a gente que caminara alrededor con muchas heces en sus manos todo el tiempo para causar un problema en la población general”, señaló Jaykus.

 

La investigación demuestra que la posibilidad de la transferencia disminuye con cada cosa que la persona toca después de que sus manos están contaminadas, informó. Y las superficies secas tienden a ser menos propensas a recoger y retener sustancias que las superficies húmedas.

 

Por lo tanto, un trabajador de servicios de alimentos infectado que no se lava adecuadamente las manos después de ir al baño, es más probable que transfiera la enfermedad a una fría y húmeda lechuga, mientras prepara una hamburguesa, que una persona sin hogar contamine significativamente la manija de la puerta de un restaurante.

 En todos los casos, agregó Jaykus, el trozo con cosas malas tendría que entrar en su boca. Por lo tanto, en el contexto del transporte público, simplemente no lama nada en su parada de autobús o tranvía y lávese las manos antes de acercarlas a su boca. Con eso debería estar bien.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group