Encuesta revela sorprendente desajuste entre la percepción y la realidad de la obesidad

Encuesta revela sorprendente desajuste entre la percepción y la realidad de la obesidad

Casi el 40% de los adultos estadounidenses y el 20% de los niños tienen suficiente peso extra como para justificar un diagnóstico de obesidad. Esta es la tasa más alta de obesidad entre las naciones ricas del mundo, y el problema es tan grave que ya está acortando la esperanza de vida de los estadounidenses al aumentar las tasas de diabetes, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, cáncer, artritis y demencia.

Si usted no estaba convencido de que todo eso constituye una amenaza urgente para la salud de la nación, se convencerá completamente cuando conozca los resultados de una encuesta recientemente publicada llamada ACTION.

La nueva encuesta muestra una imagen de adultos obesos que no tienen ni idea de que lo están y se sienten completamente solos cuando se trata de perder peso, ya que los médicos a menudo están demasiado ocupados o demasiado mal entrenados para ayudarlos.

La crisis de la obesidad de la nación se ha ido creando a lo largo de aproximadamente 40 años. El informe ACTION es un recordatorio angustiante de que, a este ritmo, este fenómeno de salud pública no se revertirá rápidamente.

ACCIÓN significa Conciencia, Cuidado y Tratamiento en la Gestión de la Obesidad. Durante dos semanas en el otoño de 2015, los encuestados evaluaron cómo la obesidad fue vista, experimentada y tratada por 3.008 adultos obesos y 606 médicos que brindan atención médica a dichos pacientes.

Lo que descubrieron es que los médicos siguen sin adoptar una posición firme contra la obesidad, y que hay  una población de pacientes que creen que no necesitan ayuda, o que no saben que tienen derecho a exigir ayuda para perder el peso de más. Los resultados fueron presentados en la reunión de esta semana de la Obesity Society y publicados en la revista Obesity.

La Asociación Médica Americana reconoció formalmente la obesidad como una "enfermedad" en junio de 2013. Sin embargo, ese consenso médico no ha penetrado completamente en las filas de los médicos: solo el 80% afirmó que cree que la obesidad es una enfermedad, y solo el 72% dijo que tiene la responsabilidad de contribuir activamente con sus pacientes a la pérdida de peso.

La conciencia entre los pacientes con obesidad fue aún peor. Alrededor del 65% de los pacientes obesos dijeron que creían que la obesidad era una enfermedad que justificaba un tratamiento. Pero solo el 54% dijo que el peso de una persona afectaría "mucho" o en una "cantidad extrema" su salud en el futuro.

Sorprendentemente, solo la mitad de los que tenían obesidad se percibían a sí mismos como "obesos" u "extremadamente obesos". Entre el resto, el 48% se consideraban "con sobrepeso" y el 2% creía que tenía un "peso normal".

Esto no es de extrañar,  ya que solo el 71% dijo que habían discutido su peso con su médico en los últimos cinco años, y solo el 55% informó que habían sido diagnosticados con obesidad. A solo el 24% se les ofreció atención para tratar su obesidad y sólo el 18% se comprometió con un plan para bajar de peso.

Incluso entre aquellos que hablaron con sus médicos sobre su peso en los últimos seis meses, solo el 26% dijo que se había comprometido con un plan de pérdida de peso.

Si los pacientes sintieron que merecían más ayuda de sus médicos, no lo dijeron. El 82% creía que controlar su peso era "completamente su propia responsabilidad". Y entre los encuestados obesos que no habían buscado la ayuda de su médico para perder peso, la creencia de que "está en mí" se encontraba entre las dos razones principales citadas.

La mayoría de los médicos, mientras tanto, saben lo que está en juego. Más de la mitad dijeron que consideraban la obesidad "al menos tan grave" como la hipertensión, la diabetes y la insuficiencia cardíaca congestiva.

Pero 1 de cada 3 médicos que tratan a pacientes obesos dijeron que esperan que los pacientes aborden el tema. Solo 1 de cada 3 informó que estaba "algo cómodo" o "un poco cómodo" al plantear el problema.

Al preguntárseles por qué los pacientes no siempre buscan su ayuda, el 65% de los médicos afirmaron que estaban "demasiado avergonzados para mencionarlo". Solo el 15% de los pacientes compartió esta opinión.

Por su parte, los médicos a menudo culparon a las limitaciones de tiempo por su incapacidad para diagnosticar o tratar la obesidad. Cuando se les preguntó por qué no iniciaban conversaciones sobre la pérdida de peso, el 52% citó "falta de tiempo / la cita no fue lo suficientemente larga" y el 45% declaró que tenían que tratar con "asuntos e inquietudes más importantes".

La situación puede sonar mal, pero el endocrinólogo de Harvard, Dr. Lee Kaplan, dijo que ve signos de progreso.

"Aquí hay evidencia de que la comunidad médica reconoce la gravedad de la obesidad", dijo Kaplan, coautor del estudio.

Aún así, agregó, el compromiso de los médicos de tratar la obesidad "como lo haría con cualquier otra enfermedad" no está donde debería estar.

Muchos médicos se sienten desanimados por la limitada disponibilidad de tratamientos efectivos y se preguntan por qué deberían molestarse en abordar ese problema, dijo Kaplan. Agregó que la obesidad se ha vuelto tan común que temen que "si abren su práctica al tratamiento de la obesidad, se sentirán abrumados".

Finalmente, dijo, "no hay ningún imperativo - moral, financiero o de otro tipo - para tratar la obesidad". Como resultado, dijo Kaplan, algunos doctores "están aprovechando la oportunidad para pasarlo por alto".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°