Abortar ahora es más sencillo que nunca, pero casi la mitad del mundo sigue practicando procedimientos inseguros

Abortar ahora es muy sencillo pero casi la mitad del mundo sigue practicando procedimientos inseguros

Nunca ha sido más fácil someterse a un aborto seguro. Con las mejoras en los medicamentos diseñados para poner fin a un embarazo y la propagación de la telemedicina, las mujeres de todo el mundo ganaron acceso a procedimientos de mejor riesgo y no invasivos.

¿Pero esto realmente significa que las maniobras peligrosas quedaron definitivamente en el pasado? Para averiguarlo, un equipo liderado por investigadores de la Organización Mundial de la Salud, en Ginebra, y el Guttmacher Institute, con sede en Nueva York, analizaron datos de 61 países y determinaron el nivel de seguridad de cada procedimiento. Los resultados se publicaron el pasado miércoles en la revista Lancet.

Entre las tendencias que aparecieron se destacó que los países que aplican menos restricciones legales al aborto tienden a mostrar una mayor proporción de procedimientos seguros. “Estas leyes podrían promover un ambiente propicio para los proveedores capacitados y mejorar el acceso a métodos fiables”, escribieron los investigadores.

Además, los sitios donde el procedimiento es más seguro son también aquellos donde el aborto es menos común. En esos países, el desarrollo económico, la igualdad de género y el uso de anticonceptivos son altos, lo cual sugiere una fórmula para lograr que la seguridad y un menor índice de estas intervenciones vayan de la mano, escribió el equipo.

Sin embargo, “los abortos inseguros siguen siendo un problema importante en los países en desarrollo”, concluyeron. “Se necesita lograr un progreso hacia técnicas más seguras, incluso en algunos países desarrollados”.

Los investigadores advirtieron que los datos fiables sobre el aborto son difíciles de obtener, especialmente en lugares donde éste es ilegal o está estigmatizado de otro modo. Eso significa que la cifra real de procedimientos es probablemente más alta que las incluidas en el 

Esto se divide en dos categorías. Por un lado, el número de intervenciones “menos seguras” en el mundo cada año, lo cual significa que el procedimiento fue realizado por un profesional preparado pero que empleó un método antiguo, o uno más reciente (por ejemplo, drogas como la mifeprisona y misoprostol) pero sin el apoyo médico adecuado.

Por otra parte, la cantidad de abortos “más inseguros”. Ello significa que el procedimiento fue llevado adelante por alguien sin capacitación, que usó un método peligroso (incluyendo la “inserción de cuerpos extraños” o la “ingestión de sustancias cáusticas”, según el reporte).

El porcentaje de abortos inseguros en el mundo que ocurrieron en países en desarrollo. En ellos, el 49.5% de los procedimientos resultaron inseguros. En los países desarrollados, el resultado fue del 12.5%.

El porcentaje de abortos considerados seguros en América del Norte. El reporte compara la cifra con el 88.8% en Europa, el 62.1% en Asia, el 23.6% en América Latina, el 24.4% en África y el 66.3% en Oceanía.

El porcentaje de abortos seguros en países donde la intervención es legal y está disponible a pedido de la paciente. Sólo el 25.2% de los procedimientos fueron seguros en aquellos países donde están prohibidos o se permiten sólo en casos donde es necesario salvar la vida de la mujer o preservar su salud.

El porcentaje de abortos considerados más inseguros en países donde el procedimiento está prohibido o severamente restringido.

El porcentaje de abortos seguros en países de bajos recursos. Esto se compara con el 67.1% en países de ingresos altos y medios, y con el 82.2% en aquellos de ingresos altos.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°