Impuestos a refrescos en Berkeley logran bajar ventas y aumentar las de agua

Un impuesto que desde 2015 grava las bebidas azucaradas en Berkeley (California) con el fin de reducir la obesidad y la diabetes tipo 2, muy comunes entre la comunidad latina, trajo una reducción de 9,6 % en las ventas de los refrescos, informó un reporte dado conocer hoy.

El estudio elaborado por el Instituto de Salud Pública (PHI) y la Universidad del Norte de Carolina (UNC) en Chapel Hill, realizado un año después de que se comenzara a aplicar la medida, encontró igualmente un aumento de 6,9 % en las ventas de bebidas azucaradas en áreas circundantes que no tienen el impuesto.

"Un año después de la implementación del primer gran impuesto a las bebidas azucaradas, sus precios se incrementaron en muchas pero no en todas, las ventas disminuyeron y la demanda de bebidas sin impuesto (especialmente el agua) aumentó en Berkeley", afirmó en el resumen del reporte su coautora, Lynn Silver, de PHI.

En efecto la investigación encontró un aumento de 15,6 % en las ventas de agua en los supermercados y tiendas estudiadas.

"Berkeley, California, es la primera jurisdicción de EE.UU. que ha establecido con éxito un impuesto substancial final a los distribuidores de bebidas azucaradas con la doble meta de reducir el consumo y aumentar los ingresos en los esfuerzos para prevenir la obesidad y la diabetes", resaltó el análisis.

La Medida D aprobada por los votantes de la ciudad con un 76 % de apoyo, estableció un impuesto de un centavo de dólar por onza (aproximadamente 35 centavos por litro) a las bebidas azucaradas a partir del 1 de enero de 2015.

La investigación utilizó información de los principales supermercados de cadena de la ciudad así como de otras tiendas menores. Igualmente realizó encuestas telefónicas proporcionales con la demografía de la ciudad en noviembre-diciembre y en los mismos meses de 2015.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group