LGBT

Bendición en Francia para las parejas homosexuales

La bendición otorgada a las parejas del mismo sexo constituye en el panorama religioso del país un avance

La bendición otorgada a las parejas del mismo sexo por la principal Iglesia protestante de Francia constituye en el panorama religioso del país un avance calificado de simbólico y positivo por el colectivo homosexual y de "perturbador" por otras ramas de esa corriente.

 

La decisión fue tomada el domingo, en un Sínodo nacional en el que la Iglesia protestante unida de Francia (EPUdF), que agrupa a luteranos y reformados, aprobó por mayoría absoluta, con 94 votos a favor y tres en contra, la posibilidad de bendecir ese tipo de uniones.

El texto intenta conciliar a quienes quieren permitir la acogida de las parejas homosexuales con quienes se oponen a otorgar ese gesto litúrgico, por lo que da a los pastores la última palabra.

 

El matrimonio no es un sacramento para los protestantes, pero esa decisión abre la puerta a que los casados por lo civil sean bendecidos en el templo.

El debate, tal y como reconoció hoy a EFE el presidente del consejo nacional de la EPUdF, el pastor Laurent Schlumberger, fue "ajustado", pero desembocó en la convicción de que esa apertura podía representar "la palabra" común de su Iglesia.

Esa corriente protestante, que cuenta con 110.000 miembros activos entre sus cerca de 400.000 fieles, comenzó a trabajar sobre esta cuestión "hace 15 años", pero aceleró las discusiones tras la aprobación en mayo de 2013 de la ley que autorizó en Francia el matrimonio homosexual.

Hasta ahora, la Misión Popular Evangélica, mucho más pequeña que la EPUdF, era la única que daba en el país desde 2011 a las parejas homosexuales "un gesto litúrgico de acogida".

Esta nueva aceptación, según Schlumberger, fue una "cuestión pastoral, más pragmática que de doctrina", razón por la que prefiere no valorar su significado de cara a ese colectivo y al conjunto de la sociedad.

Para la agrupación Inter-Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT), sin embargo, sí es "un paso simbólico" y "un avance que permite ir hacia una mayor aceptación", lo que no quita que se deba "continuar el combate".

Su importancia, según explicó a EFE el portavoz de la asociación, Nicolas Rividi, tiene mayor o menor impacto según la fe de cada persona, pero la decisión, en su opinión, "participa de un movimiento global", al que esa Iglesia acaba de inscribirse "y puede que otras en un futuro.

El efecto de la adopción en 2013 de la llamada "ley Taubira" se ve más a largo plazo, "pero es cierto -admite- que a partir del momento en que el Gobierno reconoce esas uniones al mismo tiempo que las heterosexuales, a la fuerza los ciudadanos se dicen que si el Estado ya lo ha hecho, por qué ellos no lo van a hacer".

Para el Consejo Nacional de los Evangélicos de Francia (CNEF), no obstante, la EPUdF ha abierta la caja de Pandora: "No hay duda de que esa decisión marcará de forma negativa las relaciones que mantiene con los protestantes evangélicos y que complicará también las relaciones con otras Iglesias".

Su comunicado, publicado al conocerse las conclusiones del Sínodo, subraya además que la resolución de la EPUdF se asienta en "elecciones contestables", entre ellas la de bendecir una práctica "condenada sin duda por la Biblia".

El CNEF critica que se permita conceder "una gracia barata alejada del Evangelio de Jesucristo y de sus exigencias en materia de ética de vida", e insiste en que representa "a más del 70 % de los practicantes habituales del protestantismo en Francia", por lo que no toda esa comunidad saluda la decisión tomada

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
65°