Reporte

¿'Millennials' y proveedores de cuidado? Sí, eso está pasando

Aquí hay un punto destacable acerca de proporcionar cuidado: independientemente de quién sea uno, en algún momento en el futuro, o bien será un cuidador o necesitará uno.

Supongo que lo dicho podría ser corregido para incluir la frase siempre y cuando se viva el tiempo suficiente, pero el punto sigue siendo: provisión de cuidado, y la eventual necesidad de ello, es casi lo más cercano a una certeza que uno puede encontrar en la vida.

Eso suena un poco dramático, pero no es la intención ponerlo de esa manera, es solo una probabilidad estadística. Simplemente pregúnteles a los más de 40 millones de personas en Estados Unidos que ya están prestando servicios como cuidadores no remunerados, en la mayoría de los casos para un padre anciano o un abuelo.

Y con la población de más de 65 años en Estados Unidos, que casi se duplicará en la próxima generación, la provisión de cuidado solo se convertirá en un problema todavía más generalizado.

Por supuesto, cuidar no es nada nuevo, ha estado sucediendo desde el principio de los tiempos, pero parece afectar a cada generación de forma diferente. Los últimos afectados son los 'millennials', que oscilan entre los inicios de los 20 años y los tardíos 30. 

Tal vez eso suena un poco joven para ser un cuidador, pero no lo es. Las estadísticas muestran que más de 10 millones de personas de la generación del milenio en Estados Unidos están actuando como cuidadores no remunerados, es decir, una cuarta parte de los cuidadores no remunerados en Estados Unidos.

Con esto en mente, el estudio publicado por la AARP (Asociación Americana de Personas Jubiladas), Millennials: The Emerging Generation of Family Caregivers, (Milenials: La Generación Emergente de Cuidadores Familiares), analiza cómo se desarrolla la ecuación del cuidado en la vida de la generación del milenio y arroja luz sobre el camino a seguir.

Entre los hallazgos más notables del informe se encuentran:

Tiempo: en promedio, los jóvenes de la generación del milenio pasan 21 horas por semana en tareas de cuidado (es decir, un poco más de la mitad del tiempo que constituye una semana de trabajo de tiempo completo) y casi tres cuartas partes (73 por ciento) lo hacen mientras trabajan.

Hablar (o no): en comparación con los cuidadores mayores, los jóvenes de la generación del milenio tienden a encerrarse en sí mismos: solo 19 por ciento habla de sus deberes como cuidador con sus compañeros de trabajo, frente al 47 por ciento de los cuidadores mayores.

Y menos de la mitad de los cuidadores 'millennials' (46 por ciento) mencionan sus deberes a un supervisor, lo que puede ser un reflejo del hecho de que el 54 por ciento dice que su trabajo o sus perspectivas de carrera se han visto negativamente afectadas por sus compromisos de cuidadores.

Dinero: quizá lo más apremiante es el costo del cuidado. De los más de 1200 cuidadores milenials encuestados, el promedio reportó gastar 6800 dólares por año (de sus propios ingresos) en gastos de cuidado (por ejemplo, alimentos, suministros, modificaciones en el hogar).

Agravado con la creciente deuda estudiantil que es común para muchos 'millennials', los retos de por sí pesados que plantea el cuidado, pueden agregar presión financiera a las vidas de los cuidadores.

Jenkins es CEO de la AARP. 

Read this story in English, click here. 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°