Cuales fueron los 11 escándalos más grandes de la historia automotriz

El diseño de autos nuevos, donde la tecnología sea cada vez mejor y el rendimiento no tenga limite, es el principal objetivo de toda fábrica de autos, sin embargo, esto acarrea una gran responsabilidad.

En muchas ocasiones, por buscar la economía en costos o simplemente aumentar las ganancias, se cometen errores que pueden costar increíblemente hasta la vida de los usuarios.

La mayoría de los escándalos siempre tienen que ver con la seguridad, aun así, también han existido escándalos que por su gravedad, lograron llegar hasta los titulares nacionales.

Te presentamos 11 casos en donde compañías automotrices se han visto relacionadas con escándalos.

1. General Motors entierra el Chrysler Airflow

Se fabricó en 1934 y era uno de los autos más aerodinámicos y avanzados jamás construidos, lo que representaba una gran amenaza para el status quo automotriz.

General Motors estaba furiosa porque el Chrysler más pequeño había construido un automóvil más avanzado de lo que podía, por lo que tomó represalias mediante la  compra de anuncios en Saturday Evening Post que afirmaban que el radical Chrysler solo era un plagio de un diseño ultrasecreto de GM y que representaba un peligro en las carreteras.

Chrysler respondió lanzando un sorprendente noticiario que mostraba la suspensión avanzada del Airflow, su uso de vidrio de seguridad, rodando a toda velocidad y, finalmente, expulsarlo de un acantilado de 110 pies, luego ahuyentarlo sin siquiera una ventana destrozada.

Sorprendentemente, la campaña de desprestigio de GM fue exitosa, ya que no tuvo repercusiones en sus acciones, y el revolucionario Airflow se suspendió en 1937.

2. Los cargos por fraude del Tucker

Tucker ha sido acusado de 25 cargos de fraude postal, cinco cargos de violaciones a la SEC y un cargo de conspiración para defraudar.

En 1948, Tucker capturó la imaginación del público gracias a su estilo audaz y optimizado, características avanzadas de seguridad y una exitosa campaña de recaudación de fondos por el carismático fundador de la empresa, Preston Tucker.

Durante la guerra, Tucker montó una campaña publicitaria nacional y viajó por todo el país en su automóvil futurista, vendiendo acciones, franquicias de concesionarias y cancelando pagos en automóviles para recaudar dinero para la producción.

Pero la compañía estuvo casi arruinada desde el principio, y el dinero que recaudó fue utilizado para mantener las luces encendidas en su fábrica de Chicago.

El Tucker de 1948 fue revolucionario por su énfasis en la protección de los pasajeros. Desafortunadamente, las prácticas comerciales de la empresa eran, sospechosas.

Tucker comenzó a vender opciones y accesorios a clientes cuyos autos aún no se habían construido, y cuando una serie de contratiempos retrasaron el inicio de la producción, el gobierno se involucró.

En 1950, la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos acusó formalmente a Tucker y su junta directiva de fraude y destituyó a la compañía.

La fábrica de Tucker se cerró después de que se construyeron solo 51 automóviles, y el alto perfil de la compañía hizo de las acusaciones y confiscaciones un escándalo nacional. Hoy en día, la rareza y el lugar en la historia de Tucker lo convierten en uno de los autos clásicos más deseables del mundo.

3. El recuerdo del montaje del motor Chevrolet

En 1969, la Administración Nacional de Tráfico y Seguridad en las Carreteras recibió un informe de montajes de motores defectuosos de Chevrolet que podrían poner en riesgo la vida de muchas personas.

Sorprendentemente, en lugar de tomar medidas, GM y la NHTSA guardaron silencio durante casi tres años antes de reconocer públicamente el problema.

El soporte del motor utilizado en los Chevys de tamaño completo de 1965 a 1969 podría colapsar a toda velocidad, sacando el motor de su posición y ejerciendo presión sobre la articulación del cuerpo del acelerador, lo que provocaría una aceleración involuntaria.

Durante su investigación, GM reveló a la NHTSA que había estado usando los mismos soportes de motor para sus automóviles desde 1958.

Al ver cómo explotaron los caballos de fuerza y ​​el desplazamiento del motor durante la década de 1960, estos componentes obsoletos no fueron diseñados para manejar el trabajo extra.

GM anunció el 5 de diciembre de 1971 que retiraría 6.5 millones de vehículos y arreglaría el problema.

4. El retiro del Ford Pinto

Se llevó a cabo en los años 70, luego de que más de 20 personas murieran y muchos más salieran heridos como resultado del pobre diseño de este automóvil.

Este caso terminó en varias demandas, la más notable siendo Grimshaw vs. Ford, un caso en California, donde se dio 150 millones de dólares en daños punitivos.

Para empeorar las cosas, una  fría nota de 1973 se filtró a los medios que cuántas muertes esperaban cada año por el defecto y cuánto debía costar a la empresa por demanda.

El memo finalmente indicaba que esto era más barato para la compañía que gastar el dinero para arreglar el problema.

Para 1978, la protesta pública era tan fuerte que Ford retiró a regañadientes 1,5 millones de Pintos, e hizo las modificaciones que salvan vidas al sistema de combustible.

5. El defecto de transmisión de Ford

Ford se enfrentó a otro desastroso retiro en 1980 después de que la NHTSA anunciara después de una investigación de tres años que las transmisiones automáticas de Ford fabricadas entre 1966 y 1980 contenían un defecto del que podían desmostarse en reversa, haciendo que rueden inesperadamente.

La compañía optó por pagar en silencio $ 20 millones a las víctimas y sus familias en vez de pagar la reparación de dicha falla que solo le costaría 0.03$ por auto.

Después de descubrir que el defecto fue la causa de 777 accidentes, incluyendo 259 lesiones y 23 muertes, la NHTSA estaba a punto de emitir un retiro de 23 millones de automóviles, una medida que probablemente habría llevado a la bancarrota a Ford.

En 1981 llegó a un compromiso: la compañía enviaría por correo 23 millones de calcomanías a los propietarios de Ford para colocarlas en sus tableros, recordándoles que "se aseguren de que la palanca selectora  y enganchar completamente el freno de estacionamiento "antes de apagar el automóvil.

Fue suficiente para que Ford esquivara con éxito lo que hubiera sido el retiro más grande de la historia, pero tuvo un costo terrible. En 1984, se informó que la cifra oficial de muertos por las transmisiones peligrosas había aumentado a 77 .

6. El desastre de la aceleración involuntaria de Audi

Audi luce bien hoy, pero a finales de los 80, estuvo a punto de quedar fuera del mercado estadounidense para siempre con el Audi 5000, que era un sedán deportivo atractivo, clave para ayudar a establecer a Audi como una marca de lujo premium.

El 23 de noviembre de 1986, en los 60 Minutos de CBS se expuso un artículo sobre los Audi 5000, entrevistando a propietarios que afirmaban que sus autos se acelerarían repentinamente. Para probar su punto, 60 Minutes produjo imágenes de un grupo de Audi 5000 apagados que se adelantaron de manera repentina. Lo que los espectadores no vieron fue que el equipo de TV modificó el automóvil y uso un compresor de aire que lo movió para ponerlo en marcha.

Audi no ayudó al asunto al insistir con frialdad en que todos los accidentes fueron causados ​​por errores del conductor, y publicar anuncios condescendientes con cuestionarios sobre sus autos que decían "Si puedes pasar esta prueba ... estás listo para un Audi".

Pero en realidad, la compañía tenía razón Las pruebas en los EE. UU., Canadá y Japón concluyeron que los conductores confundieron los pedales de freno y acelerador estrechos del Audi , lo que los llevó a creer que sus frenos fallaron cuando en realidad estaban pavimentando el automóvil. Audi fue vindicado, pero el daño ya estaba hecho.

Casi 30 años después, el programa 60 Minutes ha pasado a la historia como una de las noticias más sensacionalistas y engañosas en la historia del periodismo moderno.

Algunas personas involucradas contaron años después, que GM había perdido muchos clientes de Cadillac ante este modelo de Audi y esta era la única manera de pararlos.

7. El desastre de los neumáticos Ford Explorer-Firestone

Firestone dice haber respetado las especificaciones de calidad exigidas por Ford. Pero admite que hubo "errores involuntarios de etiquetaje". Ha retirado de sus almacenes los neumáticos de los que se queja Ford, pero mantiene que no es necesario sustituir los que ya circulan.

Firestone cifró en 350 millones de dólares el costo de la retirada de neumáticos. Un análisis de la consultora Merryll Lynch estima en unos mil millones de dólares la cantidad para hacer frente a una campaña de demandas civiles.

El Explorer se introdujo para reemplazar al Bronco II propenso a los vuelcos peligrosos en 1990, y se convirtió en uno de los vehículos más vendidos de la década. Para los neumáticos, Ford se asoció con Firestone, que había sido su proveedor de neumáticos preferido durante casi 100 años.

Pero cuando la NHTSA solicitó tanto a Ford como a Firestone que investigaran una alta tasa de explosiones que provocaron vuelcos, Ford culpó a Firestone, y Firestone culpó a Ford.

Luego de esta interminable discusión por saber quién era el culpable y de gastar millones de dólares de parte de cada empresa, ninguno accedió a asumir la responsabilidad de dicho desastre.

8. La aceleración involuntaria de Toyota

Toyota fue criticado en 2009, cuando las autoridades lanzaron una grabación de audio de una llamada al 911 del Lexus del oficial de patrulla de caminos de California, Mark Saylor, luego de que el automóvil comenzó a acelerarse por sí mismo.

El automóvil alcanzó velocidades de 125 millas por hora antes de que Saylor se estrellara, matando a los cuatro ocupantes. Tres años más tarde, Toyota admitió que engañó al público y recogió 9.3 millones de vehículos en todo el mundo.

Según los términos del acuerdo, Toyota no reconoció haber infringido las leyes relacionadas con la seguridad y aceptó pagar esta suma para evitar posibles litigios respecto a la campaña de revisión, correspondiente de los modelos Lexus RX 350 y RX 450h, para asegurarse de que la alfombrilla no interfería en el uso del pedal del acelerador.

9. Bolsas de aire Takata

La tasa récord fue de casi uno de cada siete automóviles llamados a 'recall' que mostraron ninguna mejora, sino todo lo contrario ya que millones de vehículos con posibles bolsas defectuosas del fabricante japonés estaban siendo analizados.

Si el airbag rompe la carcasa de metal, puede rociar el interior con metralla metálica y productos químicos, lo que puede causar lesiones potencialmente mortales.

En una exposición en el New York Times, alegó que Takata sabía acerca de la falla potencialmente fatal ya en 2004, pero no informó sus hallazgos a la NHTSA. El gobierno de los EE. UU. Respondió multando a Takata con $ 14,000 por cada día que no cooperara con la investigación federal.

Mientras que los 10 fabricantes de automóviles han estado trabajando para solucionar el problema, se estima que hasta 30 millones de automóviles podrían tener los airbags peligrosos en todo el mundo.

Hay muchos recursos útiles en  línea donde puede verificar si su automóvil está afectado por el retiro. Si es así, tome todas las medidas apropiadas para asegurarse de estar a salvo.

10. El encubrimiento de encendido GM

De acuerdo con la fiscalía, GM entrenó a su personal para que evitara el uso de las palabras "defecto" o "estancamiento" y a menudo utilizaba "al proveedor de autopartes más barato sin ningún respeto por la seguridad".

La demanda afirmaba que la compañía también desalentaba a los empleados de atender los problemas de seguridad.

El Chevy Cobalt debería haber sido un auto compacto que se olvida fácilmente. En su lugar, pasará a la historia junto con el Ford Pinto como uno de los autos más y más peligrosos jamás vendidos. En 2007, Chevy retiró a 98,000 de los autos porque no cumplieron con los estándares federales de seguridad.

Pero lo que hará que el Cobalt viva en la infamia es un interruptor de encendido defectuoso que causó que los autos se apagaran a velocidad, desactivando sistemas de seguridad como bolsas de aire y frenos antibloqueo, y provocando accidentes potencialmente fatales.

11. Emisiones Contaminantes de Volkswagen

La EPA acusó a Volkswagen de haber introducido un software en los motores diésel de sus automóviles para pasar las pruebas de emisiones y de smog en California y otros estados, cuando en realidad estaba emitiendo un nivel de óxidos de nitrógeno (NOx) mucho mayor que el permitido por la ley y los convenios internacionales.

En 2015 Vicente Franco y Rosario Vidal declararon que la legislación sobre emisión de óxidos de nitrógeno, gases perjudiciales para la salud, en los coches diésel es mucho más laxa en Europa que en Estados Unidos y lamentaron la falta de una agencia europea con atribuciones equiparables a la agencia medioambiental estadounidense (EPA), que es la que ha destapado las malas prácticas de Volkswagen.6​

Según el recuento más reciente, todo el desastre le costará a Volkswagen más de $ 14. 7 mil millones solo en los Estados Unidos. Solo el tiempo dirá cuáles serán las repercusiones totales.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°