Román Torres busca otro gol decisivo en la final de MLS

Associated Press

Otro gol determinante y Román Torres deberá ingeniárselas para encontrar espacio para un nuevo tatuaje.

Sus piernas reflejan los trascendentales goles que el defensor panameño ha anotado durante el último año. El grabado en la derecha homenajea la primera clasificación de su país a una Copa del Mundo, concretada cuando marcó a los 88 minutos el gol para la victoria sobre Costa Rica en la última fecha de las eliminatorias. Y el de la izquierda conmemora el momento en el que levantó la primera copa de los Sounders de Seattle como campeones de la MLS tras convertir el séptimo disparo de una tensa tanda de penales.

El sábado, Torres puede coronar un 2017 de ensueño si sus Sounders derrotan a Toronto FC en el partido por el título de la liga estadounidense.

¿Marcará otra vez? Eso no lo puede garantizar el recio central de 31 años y de exuberante melena estilo rasta, pero su oportunismo no puede ser pasado por alto. Después de todo, Torres no es el típico zaguero. Su olfato goleador no es nada casual.

"Cuando estaba joven, yo jugaba de delantero", dijo Torres en una entrevista con The Associated Press previa a la final de la liga. "Eso no se pierde".

Torres recuerda vivamente esos orígenes cuando era un adolescente peleando por ganarse un puesto en la selección nacional Sub17.

Gary Stempel, el técnico inglés de ese equipo, tenía atacantes de sobra y pocas opciones para la defensa. "Mazinger Z" - el apodo con que se le conoce a Torres por el súper robot de las tiras cómicas- alzó su mano.

"Todos querían ser delanteros. Habían pocos defensas y el profesor (Stempel) buscaba voluntarios", dijo Torres. "Me atreví. Quedé entre los 50 en el primer recorte y después en el de 20, así fue cómo terminé como central en la Sub17 y poco a poco aprendí esa posición, logrando muchos goles en mi carrera".

"Muchas veces cuando estoy adelante y marco goles importantes, son los recuerdos que quedan de cuando yo era un joven delantero", añadió.

Con más de un centenar de partidos con la selección mayor, Torres ha marcado 10 goles, incluyendo dos en el reciente hexagonal final.

Pero ninguno como el conseguido cómo el convirtió en las eliminatorias la noche del 10 de octubre, aprovechando un pase filtrado para anotar a la carrera con un remate de derecha.

"Es algo que va a quedar en la historia y yo soy parte de eso", afirmó.

Antes, el objetivo apunta a revalidar la corona de la MLS con Seattle, su club desde 2015. Una victoria en Toronto convertiría a los Sounders en apenas el cuarto equipo en la historia de la liga con un bicampeonato. D.C. United acaparó los primeros dos títulos en la historia de la liga. Houston logró el doblete en 2006-07, mientras que el Galaxy de Los Ángeles se consagró en 2011-12.

Las circunstancias se repiten: jugarán en cancha ajena y un frío al filo de los cero grados Centígrado.

"Nada ha sido fácil para Seattle. Arrancamos de menos a más y fuimos retomando el nivel del año pasado", señaló. "Ya tenemos la experiencia. Para ellos es la revancha, porque le ganamos en casa. Y la clave estará en jugar con orden y yo confío en mi equipo, que está muy unido".

Dentro de seis meses, la responsabilidad será el primer Mundial de los panameños, tocándole un grupo que completan Bélgica, Inglaterra y Túnez.

"Lo que pase en el mundial serán bendiciones. Tenemos que prepararnos bien para hacer una buena primera fase", resaltó.

Algo que no sucederá es cortarse su cabellera. Torres había prometido raparse si Panamá se clasificaba, pero debió acatar la directriz de Camila, su hija de cinco años.

"Ella no quiso, me dijo sin la melena 'ya no eres mi papito' y la reina es la que manda".

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°