Futbolistas de estirpe familiar

EFE

Hubo un tiempo, no muy lejano, que Zidane, Simeone y Kluivert se enfrentaban en los terrenos de juegos. Ahora, son sus hijos los que se abren camino en el complicado mundo del futbol.

La alargada sombra de sus padres se proyecta sobre la carrera de Enzo Zidane, Giovanni Simeone y Justin Kluivert, tres jóvenes promesas con apellidos ilustres que comienzan a brillar bajo la inevitable comparación con sus progenitores.

Ni Enzo tiene mucho que ver con Zinedine, ni Gio con Diego Pablo, ni Justin con Patrick. En el caso del primogénito del entrenador del Real Madrid, su juego es bien diferente al de su padre, campeón del Mundo y de Europa con la selección francesa, y laureado con la camiseta del Juventus y Real Madrid.

Enzo Zidane (Burdeos, 1995), que ya ha debutado en el primer equipo madridista, coincide con su progenitor en que es centrocampista e intenta evitar cualquier comparación con Zinedine.

El mayor de los Zidane juega actualmente en el equipo B del Real Madrid, donde también se alinea su hermano Luca, éste como portero.

En el caso de Giovanni Gio Simeone (Madrid, 1995), su juego muy poco tiene que ver con el de su padre, un trabajador centrocampista que alcanzó gran resonancia en su paso por el Atlético de Madrid, Inter, Lazio y la selección argentina, camiseta que defendió en 106 partidos.

A diferencia del actual entrenador del Atlético de Madrid, Gio es delantero centro y, tras su buen hacer en River Plate y Banfield, está demostrando su olfato goleador en la filas del Génova italiano. "Estoy creciendo como jugador y persona", ha declarado el Cholito, como así le llaman.

Parecido es el caso del menudo Justin Kluivert (Amsterdam, 1999), un extremo zurdo que ya ha debutado en el primer equipo del Ajax de Amsterdam con solo 17 años con un juego muy distinto al de su padre.

Patrick Kluivert fue un fino delantero que hizo historia en el Ajax al conseguir el gol de la victoria en la Copa de Europa de 1995. Después jugó en el F.C. Barcelona, entre 1998 y 2004, además de ser un pilar de la selección holandesa. Actualmente, es director de futbol del Paris Saint Germain.

Otros apellidos muy futboleros

A estos ilustres apellidos se añaden otros jóvenes futbolistas que siguen los pasos de sus reconocidos padres. Es el caso de Marcos Llorente, actualmente en el Alavés de la primera división española, hijo del que fuera delantero del Atlético de Madrid y Real Madrid, Paco Llorente.

En la liga española también se alinea Kenan Kodro (Osasuna), delantero como su progenitor, Meho, figura de la Real Sociedad, Tenerife y Barcelona.

Los hermanos Hernández, Lucas y Theo, el primero en el Atlético de Madrid y el segundo en el Alavés, siguen los pasos de su padre, Jean François Hernández, que fuera defensa del Rayo Vallecano y del Atlético de Madrid.

Reconocidos apellidos en el mundo del balón, como Hagi, el genial rumano que vistiera las elásticas del F.C. Barcelona y Real Madrid en los años noventa, vuelve a sonar en el mundo del futbol, gracias a su hijo Ianis, que apunta muy buenas maneras en el filial de la Fiorentina.

En este equipo también destaca el joven Federico Chiesa, hijo de un ilustre del futbol italiano de los años noventa y principios del siglo XXI, Enrico Chiesa.

Semejante es el caso de Jordan Larsson, hijo del delantero sueco Henrik Larsson, que juega en el NEC Nijmegen; o Diego Poyet, descendiente directo del uruguayo Gustavo Poyet, que ha llegado a Godoy Cruz, de la liga argentina.

Todos ellos creciendo bajo el apellido de sus padres, situación por la que han pasado futbolistas ya consagrados que conviven en continua comparación con sus progenitores.

Es el caso de los hermanos Thiago (Bayern de Múnich) y Rafinha (Barcelona) Alcantara, hijos del célebre Mazinho; o el portero Kasper Schmeichel (Leicester), que ha tomado el relevo de su padre, Peter, leyenda del Manchester United.

En la comparativa no salen ganando Adrián (Eibar), hijo de Michel, integrante de la famosa Quinta del Buitre del Real Madrid; Marcos Alonso (Chelsea), cuyo padre, del mismo nombre, brilló en el Atlético de Madrid y Barcelona; Mattheus, primogénito de Bebeto, que juega en el Estoril portugués; o Andrew Ayew, hijo de Abedi Pelé, que juega en el West Ham. Su hermano Jordan, lo hace en el Swansea City.

Otros si han dejado pequeños a sus padres, como Xabi Alonso (Bayern de Múnich), Sergio Busquet (Barcelona), Pepe Reina (Nápoles) o Dany Blind (Manchester United), futbolistas de gran estirpe como es el caso de Luca, Giovanni y Justin, los nuevos Zidane, Simeone y Kluivert.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°